Periódico

Sonoro

Audiovisual

DLU LAB

Entreabierta: Colombia en pospandemia

event 13 Octubre 2020
schedule 18 min.
email Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.
Eddy Alejandra Morales Ríos Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. Yuliana Ruda Hernández Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. Andrea Zapata González Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.
share
  • Continuando con el show

    format_textdirection_l_to_r

    Con una falta tal de gente con la que coexistir, como hay hoy,
    ¿qué puede un hombre de sensibilidad hacer, sino inventar sus amigos,
    o cuando menos, sus compañeros de espíritu?
    – Fernando Pessoa –

    Antes de la pandemia por la covid-19 la función empezaba siempre con la puerta de entrada abierta de par en par. Desde allí, el sonido de la música y las conversaciones se disputaba el espacio con el de los cientos de buses, taxis y carros que pasan a cada minuto por la estrechez de la calle Bomboná, una de las más icónicas de la ciudad. Era una invitación para entrar a una casa/museo/librería.

    En sus paredes reposan decenas de cuadros, retratos de actores, de escritores, de escenas, poemas de todas las formas y estilos: una galería de arte. En aquel lugar el tiempo parece detenerse en los rostros de Poe, Caicedo o Pessoa que cobraban vida cada noche.

    El teatro Matacandelas es uno de los más icónicos de Medellín. Se encuentra en la calle Bomboná, en el centro de la ciudad. Su sede es una casona antigua de un solo piso en la que funciona hace 26 de sus 40 años de existencia.

    Allí ha abierto el telón más de 250 veces cada año, sin contar las funciones que hacen por fuera, en giras nacionales e internacionales. Por sus filas han pasado decenas de artistas de toda clase, músicos, artistas plásticos y audiovisuales, entre otros. Actualmente hay 13 actores de tiempo completo que se reparten varias funciones administrativas como las comunicaciones, contabilidad, manejo de empleados, relacionamiento con agentes externos, entre otros.

     

    Matacandelas

    Teatro Matacandelas
    Cortesía de: centrodemedellín.com

    Sin embargo, la pandemia por la covid-19 paró en seco las funciones que había en el Matacandelas y en los otros 37 teatros de Medellín. Desde el 24 de marzo de 2020 estos recintos se vieron obligados a cerrar las puertas para proteger a su audiencia y a ellos mismos.

    Cerraron con la esperanza de volver pronto, pero los días pasaron y se dieron cuenta de que no verían la luz tan fácilmente, pues los establecimientos de entretenimiento no estuvieron contemplados entre las excepciones al aislamiento preventivo que decretó la Presidencia de la República el 30 de junio y hasta mediados de agosto no se había establecido una fecha tentativa para el comienzo de pruebas piloto.

    Sin ensayos

    Tatiana Restrepo, integrante del teatro Matacandelas, afirma que “tuvimos un primer periodo de un mes que fue como de observación, de entendimiento, de hacer conciencia porque desde este momento hasta ahora nuestra prioridad ha sido el autocuidado y la prevención. Ya transcurrido un mes empezamos a reunirnos de manera virtual, a hacer reuniones tipo asamblea a través de estos medios para saber cómo estaba cada uno, pero no nos habíamos preguntado todavía qué íbamos a hacer, sino que estábamos en ese periodo de entender y observar”. Por esto, entre conversación y conversación, se dieron cuenta de que tendrían que buscar estrategias para continuar la función, esta vez a través de una pantalla.

    Al Matacandelas le cogió la cuarentena con Antínoo a medias, una obra inspirada en el poema del mismo nombre, de Fernando Pessoa, por eso, después de un mes de descanso, tuvieron que trasladar al poeta portugués a los encuentros virtuales. Durante mayo se dedicaron a organizar talleres de teatro, conversatorios y charlas alrededor de la obra del autor.

    Ese mismo mes decidieron recoger material audiovisual que ya tenían de los procesos de montaje y ensayos de las obras. La pandemia los obligó a incursionar mucho más en el campo de lo audiovisual, “afortunadamente teníamos mucho material audiovisual en el que habían imágenes del periodo de estudio, de ensayos generales, fotografías, entonces hicimos una especie de documental narrando cómo fue el montaje de la obra y empezamos a hacer proyecciones de este material.

     

    Hicimos una edición trabajando en equipo y ya de ahí comenzamos a hacer proyecciones a través de Zoom cobrando boletería”. Desde entonces han hecho presentaciones de sus obras más icónicas como Velada metafísica, La casa grande, El atravesado, entre otras.

     

    Pinocho

    Para este año, el teatro Matacandelas ha migrado toda su programación a la virtualidad, haciendo envivos con artistas invitados y diferentes obras y charlas desde su canal de YouTube. Esta ha sido una de las herramientas clave para sobrellevar las afectaciones económicas.

    Foto: Cortesía del teatro Matacandelas.

    A esta misma estrategia han recurrido diversos grupos de teatro de la ciudad como la Oficina Central de los Sueños y el Teatro Popular de Medellín. Este último tiene un programa de radioteatro, como también talleres, conferencias y proyecciones. Han trasladado las tarimas, los vestuarios y la sabiduría de sus años de trabajo a una pantalla, para así poder darle a sus espectadores la dosis de esa mezcla entre fantasía y realidad de la manera en que las artes escénicas saben hacerlo, y como una forma de no sucumbir ante los gastos que no cesan en sus salas y que los dejan desprotegidos ante lo que se viene.

    Las soluciones no son suficientes

    Iván Zapata, miembro del Teatro Popular de Medellín y quien hace parte de la asociación Medellín en Escena que agrupa 18 salas de teatro de la ciudad, enfatiza en esta situación. “Nuestra razón de ser como teatros es el contacto directo con el público, a nosotros esto nos cogió descuidados, además no somos productores audiovisuales. Aunque el teatro sea un lenguaje audiovisual tenemos la particularidad de que somos en vivo, esa es nuestra magia. Entonces eso nos ha limitado en el trabajo, el estar cada uno encerrado en su espacio, pero aun así no hemos parado de trabajar, entonces hemos recurrido a lo que ya teníamos como algunos montajes que tenemos grabados que no son de la mejor técnica audiovisual ni estaban pensados desde la producción para ser un video”, explica.

    “Nuestra razón de ser como teatros es el contacto directo con el público, a nosotros esto nos cogió descuidados, además no somos productores audiovisuales. Aunque el teatro sea un lenguaje audiovisual tenemos la particularidad de que somos en vivo, esa es nuestra magia.

     

    “Los teatros ya son una especie de empresa”, dice Tatiana. Pese a que han tenido éxito con sus proyecciones virtuales, y que planean seguir con su programación y pese a las dificultades reconocen que no es fácil subsanar todos los gastos que se les presentan, pues no deben cubrir solo los salarios de actores y directores, sino una planta administrativa que, en el caso del Matacandelas, son diez personas que no piensan dejar por fuera.

    Para solo poner un ejemplo de la situación, de acuerdo con Zapata, los costos fijos anuales del Teatro Popular de Medellín son de 184 millones de pesos y de acuerdo a lo calculado este año solo podrán cubrir alrededor del 50 % de esa cifra.

    El Ministerio de Cultura, a través del Decreto 475 del 2020, anunció la destinación de más de 120.000 millones de pesos para enfrentar los efectos de la emergencia sanitaria en el sector cultural, entre otros beneficios como la ampliación de plazos para la realización de eventos apoyados por los Programas Nacionales de Estímulos y Concertación y ampliación de plazos en pagos parafiscales, así como la liberación del recurso de la Ley de Espectáculos Públicos para ser invertido en convocatorias públicas.

    los costos fijos anuales del Teatro Popular de Medellín son de 184 millones de pesos y de acuerdo a lo calculado este año solo podrán cubrir alrededor del 50 % de esa cifra.

    Por su parte, la Subsecretaría de Arte y Cultura de Medellín anunció en marzo la destinación de 2500 millones de pesos para la Convocatoria Especial LEP para las Artes Escénicas, y ha mantenido el programa de Salas Abiertas, entregando desde 65 hasta 90 millones a las salas que pertenecen a él. De acuerdo con Álvaro Narváez, que está al frente de esta entidad, “se ha flexibilizado y ha obligado a la sala a mirar a las audiencias de formas distintas. En reuniones con ellos hemos determinado la posibilidad de que construyan su agenda a través de las redes y generen un impacto a nuevas audiencias y eso los ha ido obligando a tener una transformación digital del sector”. No obstante, tanto Tatiana como Iván reconocen que estas ayudas no son suficientes, pues los gastos son muchos, pero nada de esto es más importante que abrir el telón y darle a la audiencia, y a sí mismos, la magia que necesitan para vivir, aún más en estos días tan difíciles.

    Hay que continuar con el show. Lo saben y lo seguirán haciendo mientras la situación lo permita.

     

    previous arrow
    next arrow
    El 14 de marzo del 2020, el Ministerio de Cultura a través de la Circular No. 001, anunció el cierre total de los espacios de uso cultural ‒museos, teatros, casas de la cultura, entre otros‒./ A la izquierda, el teatro Matacandelas antes de la cuarentena / A la derecha, el teatro Matacandelas durante la cuarentena. Foto: cortesía del teatro Matacandelas.
    Slider

     

    Si quieres conocer cómo fue la situación de algunos bares y discotecas de la ciudad durante el confinamiento, visita La farra en Medellín en cuidados intensivos y mira más contenidos de Entreabierta: Colombia en pospandemia.

    ARTÍCULOS RELACIONADOS
    Entreabierta: Colombia en pospandemia

    Durante el confinamiento estricto que rigió los primeros meses de 2020 a causa del coronavirus, otra pandemia "invisible" aume... format_textdirection_l_to_r

    Edición 100

    Las luces de los proyectores que cada semana llenan con textos e ilustraciones los edificios de países latinoamericanos ‒Chi... format_textdirection_l_to_r

    Edición 100

    El alcalde de Medellín cuestionó el tratamiento que le dio su antecesor a las protestas del paro nacional en 2019, pero sus d... format_textdirection_l_to_r

    Edición 100

    Yo siento que el beat se me mete por el cuerpo y me hace mover la cabeza. Escuchar y bailar reguetón me hace pensar en la épo... format_textdirection_l_to_r