Periódico

Sonoro

Audiovisual

PROYECTO DE CLASE
event 22 Noviembre 2022
schedule 3 min.
email Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Juan José Díez

Miguel Ángel Rojas

Laura Almanza

Valeria Suárez

Simón Murillo
share

El punk no está muerto, pero ha cambiado

format_textdirection_l_to_r

El Festival Altavoz cumplió 18 ediciones este año. ¿Qué significa su influencia para la música en una ciudad que en algún momento tuvo más bandas de rock que ninguna?

 Punk

Foto: Yojan Valencia

El punk, un orgulloso hijo bastardo del rock tocado en garajes por amateurs nació más o menos en 1978 en Inglaterra. El año del verano más caliente hasta el momento registrado, cuando la inflación estaba disparada y el trabajo era escaso en los suburbios. Su estética se unifica por la confrontación a la sociedad, a la música, al futuro. El punk era la estética de la amalgama y el caos que rehusaba cualquier cuartel. A Medellín llegó en los años ochenta, tarde, muy tarde, y se volvió un género de pillos, de maleantes, de los pobres. En el 2004 nació Altavoz, un festival en la plaza de toros: las capotas en el viento se cambiaron por el azote de melenas y cadenas.

El punk sigue siendo un género de los mismos, los elegidos, los peliones. Aunque ahora más mezclado, menos violento y menos retador, con becas de presupuesto participativo y amigos en secretarías de la cultura de algún pueblo perdido. ¿Qué significa un género tan anárquico como el punk para un festival financiado por la alcaldía de Medellín? Intentamos responder esas preguntas y como el punk, a pesar de todo, todavía vive. Como siempre, a su manera.

Visita el informe multimedia en este enlace o haciendo click en la imagen de abajo.

PUNK Medellin