Tag Archive for izquierda

La izquierda sabe que si no se une, naufraga

El desprestigio de ciertos sectores, las luchas solitarias de algunas cabezas, el apoyo al proceso de Paz, todos estos temas preocupan a la izquierda colombiana, que comienza a alistarse para las elecciones de 2014.

El pasado 12 de junio el representante a la cámara, Iván Cepeda, le envió una carta a los sectores de la izquierda y centro-izquierda del país. En el documento, Cepeda plantea la necesidad de garantizar la continuidad del proceso de paz, como una oportunidad histórica para generar cambios reales en el país. De cara a las elecciones presidenciales de 2014, el representante a la Cámara propone la unidad de los sectores ya mencionados no sólo como táctica electoral, sino como imperativo histórico. Pero, ¿cuáles son las posibilidades reales de esta eventual coalición? ¿Qué consecuencias traería para el proceso de paz?

“Solo una poderosa confluencia podrá garantizar que se echen los cimientos de la paz”

La carta del congresista es clara en sus aspiraciones. Plantea la formación de una convergencia por la Paz y la Democracia que incluya no sólo a los partidos políticos de izquierda, sino también a los distintos movimientos sociales del país y demás fuerzas democráticas.

El futuro incierto del proceso de paz es la principal motivación de la carta, pues como en ella se menciona, “hacia dónde se orientará el país dependerá de las decisiones de los tres principales campos del mundo político colombiano: la extrema derecha, la llamada Unidad Nacional y la izquierda social y política”. Para Cepeda, la unidad de los sectores sociales y políticos de izquierda significaría la oportunidad de que el proceso de paz no solo sea un paso de la guerra a la paz, sino un paso de lo que él denomina una democracia formal y débil, a una real.

En ese sentido el docente Gonzalo Medina afirma que esta carta surge como “una propuesta acorde al país que tenemos hoy, es una propuesta para sustituir de manera creativa a quienes a través de los siglos no han sido capaces de sacar al país del atraso y de la exclusión, una clase dirigente que no ha consolidado un estado nación”. Se trata, en otras palabras, de generar un cambio estructural, teniendo como punto de partida el proceso de paz.

“La unidad de la izquierda es un imperativo histórico”

Pero un cambio de esta magnitud sólo sería posible con una alta legitimidad y aceptación pública de los sectores que lo proponen, y ese no es el caso de la izquierda colombiana. La percepción generalizada -y por lo demás, errónea- de que ser de izquierdas es simpatizar con las acciones violentas de las guerrillas, ha creado un rechazo casi automático frente a los planteamientos de la izquierda en el grueso de la población.

Por otra parte, las divisiones internas de este sector político han sido una constante en el país. “Los grupos de la izquierda tanto los que están dentro de la ley como los que están al margen se han caracterizado por una cierta inmadurez para propiciar acercamientos que permitan alianzas, unidades, ponerse de acuerdo para ir con un programa o con un candidato único para las campañas electorales, para hacerle frente a los sectores contrarios de extrema derecha. (…) hay un presente que está ratificando ese pasado”, afirma Medina. Añade que “la historia de la izquierda es una historia atravesada por celos, por desconfianzas, por prejuicios que lo que reflejan es una falta de compromiso en lo que significa realmente ser líder, ser dirigente en la sociedad colombiana y más en el caso de sectores alternativos”.

Además de la tendencia sectaria de la izquierda en Colombia, hechos como el Carrusel de las Contrataciones en Bogotá, y la baja aceptación de Gustavo Petro en la Alcaldía de la capital han debilitado la imagen de la izquierda, y han planteado el interrogante sobre su capacidad para gobernar. Por esto, según Gonzalo Medina si la izquierda quiere tener vigencia y quiere permanecer como una alternativa de poder, es necesario fortalecer la idea de que la izquierda plantea un estado más actuante y que trata de mediar en las contradicciones que existen en nuestra sociedad, que avanza en una democratización de la misma.

“Que todo cambie para que… nada siga igual”

La carta de Cepeda ya ha recibido varias respuestas por parte de los líderes de izquierda. Según Contagio radio, Piedad Córdoba y el líder de la Minga Indígena y precandidato presidencial del movimiento ‘País Común’, Feliciano Valencia, ya expresaron su apoyo a esta iniciativa. Clara López, presidenta del Polo Democrático, afirmó que “en la coyuntura actual, pienso que no sólo puede, sino que debe haber una unión de las fuerzas alternativas. Es una responsabilidad que tenemos todos los dirigentes que queremos un cambio de rumbo en el país”. Por su parte Carlos Lozano, director del Partido Comunista, afirmó que “esta carta debe ser muy bien recibida por todos los sectores de izquierda y democráticos para iniciar la construcción de la Unidad Popular”.

En sus declaraciones, Clara López afirmó que el Polo ya se ha estado moviendo en este sentido, pues la necesidad de la convergencia fue una decisión unánime de los 750 líderes que participaron en esta reunión. La dirigente aseguró que el Polo se ha puesto en contacto con movimiento Progresistas y el Partido Verde, y que los acercamientos a Marcha Patriótica y al Partido Comunista los ha realizado con Iván Cepeda como puente. Aunque aún faltan por manifestarse grupos importantes como los Progresistas o el Congreso de los Pueblos, hasta ahora la Convergencia por la Paz y la Democracia parece una alianza factible.

Para Gonzalo Medina esta unidad sería “la gran oportunidad que tiene la izquierda y los sectores democráticos para darle vida, para hacer realidad los acuerdos que se suscriban entre las Farc y el gobierno de Juan Manuel Santos”. Pero para esto ocurra deben generarse acuerdos programáticos que garanticen que esta unidad no se limite a una alianza electoral.

Si bien las posibilidades de obtener la presidencia son bastante escasas, un movimiento unificado en las elecciones de congresistas podría influir en el número de curules que se obtengan en estos comicios y además podría posicionar a la izquierda colombiana como un actor fundamental en la transición de unos eventuales acuerdos de paz.