Tag Archive for Estados Unidos

Vida en el Valle de la Muerte

Estas son algunas impresiones que dejaron nuestro paso por el Valle de la Muerte en Estados Unidos. Un collage de diferentes paisajes y colores entre los estados de Nevada y California.

Mancuso quedaría libre en seis años

Después de siete años de haber sido extraditado, el excomandante paramilitar, Salvatore Mancuso, fue condenado por una corte norteamericana por el delito de narcotráfico.

Por Mateo Narváez Aranguren

 

Mancuso

El exjefe paramilitar fue condenado a 15 años y 10 meses, pero por el tiempo que lleva en prisión saldría libre en seis años. Foto El Universal

 

El martes la juez federal del distrito de Columbia, Ellen Huvelle, dictó el fallo que condena a 15 años y diez meses de cárcel a Salvatore Mancuso Gómez. Tras el pedido de las partes, finalmente, se conoció la sentencia que tendrá que afrontar el exjefe paramilitar en una prisión de Estados Unidos por el delito de narcotráfico.

La Fiscalía, representada por Arthur Wyatt, jefe de la sección de narcóticos y drogas peligrosas del Departamento de Justicia, realizó la solicitud expresa de que Mancuso tuviera una condena mínima de 22 años por tráfico de droga, delito que cometió cuando llegó a ser uno de los comandantes más importantes del paramilitarismo en Colombia.

Por su parte, la defensa, conducida por Joaquín Pérez, sentando como argumento la colaboración de Mancuso con la justicia de ese país, pidió a la juez federal que el tiempo máximo de la sentencia de su defendido fuera de siete años. Lo que, en dado caso, hubiera implicado la libertad inminente de Mancuso teniendo en cuenta que este periodo sobrepasaba el tiempo que el excomandante lleva recluido en una prisión estadounidense.

Finalmente, la juez federal decidió exonerar a Mancuso del cargo de terrorismo internacional, que en el peor de los casos podría haberle dado cadena perpetúa. La decisión de la juez se debió a la colaboración del exjefe de las Autodefensas Unidas de Colombia, quien entregó rutas de narcotráfico y se declaró culpable del cargo de conspiración para introducir y distribuir droga en Estados Unidos.

Para evitar ser acusado del cargo de terrorismo internacional, Mancuso también debió adquirir el compromiso de entregar bienes para la reparación de las víctimas en Colombia, además de aportar su testimonio para continuar con el proceso de la parapolítica.

En la condena impuesta por la juez, se le reconoce el tiempo que lleva en prisión. Por esta razón, Mancuso, terminaría su condena en seis años, eso, sin tener en cuenta, otras rebajas que podría obtener.

La condena del exjefe paramilitar contrasta con las de “Don Berna” y “Macaco”, quienes por no cooperar con el gobierno norteamericano fueron condenados a 31 y 33 años de prisión respectivamente.

Prontuario criminal

Hijo de un inmigrante italiano y de una colombiana, Mancuso creció en una prospera familia ganadera de Montería. Muy joven fue enviado a estudiar Ingeniería Civil en la Universidad Javeriana donde cursó hasta séptimo semestre. Posteriormente, el exjefe de las Autodefensas Unidas de Colombia se formó como administrador agropecuario en la Escuela de Formación Técnica Agrícola y realizó cursos de inglés en la Universidad de Pittsburgh en Estados Unidos.

En la década del noventa, cuando decidió regresar a su ciudad natal, Mancuso se encontró con que el Frente 38 de las Farc estaba extorsionando a su familia. Entonces, con el apoyo de algunos militares de la región, conformó un ejército irregular con el objeto de proteger sus tierras y las de su familia de las presiones de la guerrilla. Inicialmente, el grupo se movía por el Alto Sinú, zona que por esos días tenía una fuerte presencia del Quinto Frente de las Farc y de un sector del EPL.

Muy pronto el grupo de autodefensa creado por Mancuso empezó a forjar alianzas con ejércitos similares. Disnay Negrete, quien tenía a su cargo varios hombres, se alió con Mancuso para proteger las fincas El Torno, Tres Piedras, Tres Palmas, en zona rural de Betancí. De igual forma, los hombres de Mancuso empezaron a realizar acciones conjuntas con “Los Tangueros”, grupo que había sido conformado por los hermanos Castaño luego de que su padre fuera asesinado por la guerrilla.

La relación con la familia Castaño iba a ser determinante en el prontuario criminal del monteriano. A finales de los noventa, con el nacimiento de las Autodefensas Unidas de Colombia, organización creada y liderada por Fidel Castaño, Mancuso es encargado de comandar el Bloque Catatumbo que tenía, inicialmente, la misión “recuperar” el departamento de Norte de Santander, azotado históricamente por las acciones de las Farc, el ELN y el EPL.

La irrupción del Bloque en la región del Catatumbo se hizo a sangre y fuego. No solo la guerrilla fue blanco de las operaciones del grupo paramilitar. Líderes comunitarios, sindicalistas, políticos de izquierda, entre otros, fueron asesinados y desaparecidos en hechos que posteriormente el grupo reconoció. De hecho, se comprobó que este bloque realizó las masacres de Tibú y La Gabarra en las que murieron 20 y 13 personas respectivamente.

De igual manera, Mancuso también ha sido responsabilizado de un sinnúmero de crímenes entre los que figuran: homicidios, desplazamientos forzados, construcción ilegal de pistas de aterrizaje, desapariciones, abusos sexuales, tráfico y producción de narcóticos, entre otros. Asimismo, al exjefe de las AUC le fueron atribuidas las masacres del corregimiento de la Curva, la del municipio de Zulia y dos más ocurridas en 2002 en Cúcuta.

Superman, de hombre de acero a hombre de bronce

Menos de 24 horas lleva en Colombia la nueva película de Superman. En Medellín este héroe acompaña a la ciudad desde hace cuatro años.

Un día me cansé. Sí, me cansé de ver la misma gente, las mismas luces, los mismos carros;  de visitar los mismos museos, los mismos teatros. Sí, me cansé de lo mismo… de vivir en lo que llaman la capital del mundo. Me cansé de ver tanto turista visitando las calles de Nueva York. Ver tanta gente y no conocer a nadie me hacía pensar que era el último ser vivo de mi planeta Krypton, pero me di cuenta de que la tierra era aún más grande que los Estados Unidos de América, que la única moneda que existe no era el dólar y tampoco que el único idioma posible en el mundo era el inglés.

Ahora el turista quería ser yo. Ya no era tan feliz en esta ciudad. A pesar de que había salvado a tantas personas ya no bastaba con mi aliento de hielo, mi termovisión, mi velocidad, mi súper fuerza y mi poder de volar… ¡esperen!  ¡Volar! Esa era la respuesta, no  había caído en cuenta que volando podía descubrir otros países, otros rumbos, otras culturas.

Decidí recorrer el continente y descubrí que los americanos no eran solo los nacidos en USA, que América era todo un extenso continente que iba de polo a polo y que estaba lleno de culturas y nacionalidades.

De paso por América Central no me apasionó ninguno de los siete países, así que decidí cruzar a Sudamérica. Colombia fue el último país que visité. Dejé para el final de mi viaje el lugar anhelado por muchos estadounidenses. Ese lugar de donde proviene la droga que  consumen. También  quería comprobar qué tan cierto eran los rumores de que en Colombia solo hay putas, narcos y violencia. Y sí, lo comprobé. Comprobé que no solo hay putas, sino que esta palabra se divide entre grillas, perras, gasolineras y lobas; Comprobé que los narcos no murieron con Pablo Escobar; y comprobé que existe todo tipo de violencia.Fotografía: supermania78.com/

Pero no solo  eso, también comprobé que es un lugar muy diverso, donde se puede observar un selvático con olor a café, lleno de montañas, nevados, ríos y paisajes hermoso. Pero entre tantas ciudades y lugares por conocer ¿Dónde me podría quedar? ¿Qué lugar podría ser cómodo para buscar otras personas de mi planeta? Busqué y busqué y al final encontré una pequeña ciudad comparada con NYC, conocida para el mundo como Medellín, una tierra de clima perfecto y que se hacía parecido a la primavera, de rosas y margaritas florecidas y de hermosas mujeres que caminaban en sus calles.

¡Oh! Qué paisajes. Me asombraban los paisajes de esta ciudad, sus nativos la llamaban la Tacita de Plata. Entonces divisé desde el aire un enorme edificio que tenía cierto parecido a un barco, tanto así que lo llamaban El Titanic. Se elevaba grandioso junto a un rio -contaminado como muchos- y prestaba servicios bancarios.

El edifico estaba rodeado por un pequeño jardín de arbustos y palmeras verdes, una sección de flores color púrpura y un pequeño asiento sobre una estructura de cemento. Quería sentarme unos segundo para observar a las personas que pasaban y tal vez encontrar a algún paisano. Busqué la posición más cómoda y sin saber por qué, minutos después ya no podía moverme.

Hace cuatro años estoy en la misma posición, la espalda me duele un poco, pero no me puedo mover. No encuentro explicación alguna, solo me conformo pensando que, la razón por la que estoy quieto y sólido como una estatua de bronce, es porque en Colombia hallé lo que no había podido encontrar en mi ciudad de origen: un buen asiento y un buen paisaje que observar.

Con el tiempo mi piel se ha oscurecido un poco, la lluvia decoloró mi capa roja y mi traje azul. El tiempo ha pasado y aún sigo con la esperanza de que cruce por mis ojos un hermano de Krypton. Por ahora seguiré congelado en esta hermosa tierra montañosa y trataré de entender por qué la gente dice que mi posición es igual a una famosa escultura llamada El Pensador, dicen que el autor es un tal Auguste Rodin.

Características de la Estatua:

  • Material: Bronce Policromado
  • Altura: 2 metros de alto y 90 centímetros de ancho
  • Peso: Aprox. 504 kilogramos
  • Escultor: Nadín Ospina
  • Año: 2009

Dzhokhar no pudo escapar al cerco en Boston

Por Daiana González Navas, Cristian Peña Osorio, Estefanía Carvajal Restrepo (mdaianagonzalez@gmail.com, cristianpo271@gmail.com, lacocinadeolivia@gmail.com)

En la tarde del jueves 18 de abril, el FBI publicó una serie de fotografías y videos con la imagen de dos hombres sospechosos de colocar las bombas que explotaron tres días antes en la Maratón de Boston, y que dejaron un saldo de tres muertos y 176 heridos. El material rodó por los medios y redes sociales.

Esa misma noche, las cámaras de seguridad del mini mercado 7-Eleven, ubicado en el Central Square de Cambrige, capturaron el rostro de un joven de buzo gris que estaba robando la tienda. Fue identificado como uno de los sospechosos señalados por el FBI.

Más tarde, a las 10:30 p.m., Sean Collier, un vigilante del Instituto Tecnológico de Massachusetts, fue encontrado en su puesto de vigilancia con varios impactos de bala, e inmediatamente fue trasladado al Hospital General de Massachusetts, donde murió.

Poco después, la policía recibió informes de que una camioneta deportiva Mercedes fue robada por dos hombres en el área de la calle tres de Cambrige. El dueño del vehículo estuvo con los asaltantes durante media hora, y después fue liberado, sin ningún tipo de lesión, en una estación de gasolina de la calle Memorial, en la misma ciudad. La víctima del robo aseguró que los hombres le dijeron que habían sido los responsables de las explosiones en la Maratón.

Inmediatamente, la policía emprendió la búsqueda del Mercedes, que finalmente fue acorralado en la calle Dexter del pueblo Watertown -vecino de las ciudades de Boston y Cambrige-. Durante la persecución, varias bombas fueron expulsadas del carro de los sospechosos. Cuando los hombres no pudieron seguir huyendo, se enfrentaron con la policía en un tiroteo (hubo más de 200 disparos, revelaría después la Policía) que culminó con Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, herido y en manos de las autoridades, y con la fuga de Dzhokhar, su hermano de 19 años. Tamerlan Tsarnaev fue trasladado al Hospital Beth Israel Deaconess, donde falleció a la 1:35 de la mañana del viernes 19 de abril. Richard Donohue, uno de los policías presentes en el tiroteo, también fue gravemente herido y se recupera en el Hospital Mt. Auburn.

Los habitantes de Watertown recibieron la orden de permanecer en sus casas con las puertas cerradas y de no asomarse a las ventanas, pues la policía emprendería la búsqueda del sospechoso puerta por puerta. Mientras tanto, el transporte público en Boston está paralizado, al igual que la actividad comercial y académica en las escuelas públicas y universidades.

En las horas de la mañana, el último tren Amtrack que partió de Boston a Nueva York fue detenido y requisado en el condado de Norwalk por la Policía Metropolitana de Nueva York, pues una de las hipótesis de las autoridades es que el fugitivo posiblemente habría abordado el tren. El menor de los Tsarnaev no apareció ni en el tren ni en las cámaras de seguridad de las estaciones.

Otra de las hipótesis señalaba que el sospechoso habría escapado en un campero gris, marca Honda, de placas 316 ES9 de Massachusetts, según información que llegó a la estación de policía de Connecticut. Pero Dzhokhar Tsarnaev finalmente fue capturado en la localidad de Watertown, escondido en un bote atracado cerca de la calle Franklin. Las autoridades llegaron allí por la llamada de un ciudadano. “El sospechoso fue encontrado cubierto de sangre. Hubo intercambio de disparos. Sé que está grave, pero no sé hasta qué punto”, dijo Ed Davis, comisario de Policía.

 

¿Quiénes son los sospechosos?

Los hermanos Tamerlan y Dzhokhar Tsarnaev llegaron a Estados Unidos en el año 2002 como refugiados tras la segunda guerra Chechena que comenzó en los 90. Tamerlan, de 26 años, nacido en Rusia, estudiaba ingeniería en el Bunker Hill Comunity College, era boxeador y practicaba artes marciales. Según el diario internacional chileno 24horas, el cual publicó una entrevista que Tamerlan había concedido a un diario local de Boston, este joven tenía como hobby la música, tocaba el piano y el violín, se declaraba un fervoroso creyente del Islam y no fumaba ni consumía bebidas alcohólicas.

El joven ruso tenía una cuenta en la red social YouTube con más de 15 videos, de los que la mayoría eran sobre el Islam y dos de ellos sobre terrorismo. Tamerlan afirmaba que le gustaba el país norteamericano. “Hay trabajo por montones, (…) algo que en Rusia no hay. Acá tienes la oportunidad de ganar dinero si estás dispuesto a trabajar. (…) No tengo un solo amigo estadounidense, no los entiendo”, aseguró Tamerlan al diario de Boston.

Dzhokhar Tsarnaev es un joven de 19 años nacido en Kazahastan, residente estadunidense desde el año 2012, estudiante de la preparatoria pública Cambridge Rindge and Latin. Habla ruso, checheno e inglés. Además, como su hermano es musulmán y reconocido entre sus compañeros como un gran deportista y creyente: “Haz el bien porque Ála ama a aquellos que hacen el bien”, expresa Dzhokhar en su perfil de Facebook.

La policía de Boston tenía una orden de captura contra Tamerlan tras una  presunta agresión en contra de la su exnovia en el año 2009.

“El servicio secreto de los Estados Unidos ha tendido una trampa a mis hijos por tratarse de creyentes musulmanes”, asegura el padre de los sospechosos quien los describe como jóvenes tranquilos e inteligentes. Esta visión contrasta con las declaraciones dadas por el tío de los jóvenes: “Chechenia es un gran pueblo y están manchando el nombre de ese país”. El familiar de los sospechosos agrega que están avergonzados de que sus sobrinos sean parte de  la familia.

Chechenia, la patria de los hermanos Tsarnaev

Según declaraciones de las autoridades estadounidenses, los hermanos Tstarnaev son de origen checheno. La historia de esta república, ubicada en el norte caucásico de Rusia, está marcada por la guerra.

Tras el declive de la Unión Soviética, a la que Chechenia estaba adherida, los chechenos se alistaron en armas con el objetivo de ser una república independiente.

Luego de conseguir la autonomía gubernamental, los chechenos se enfrentaron con el ejército ruso en varias ocasiones, dejando como resultado una larga cifra de muertes de civiles.

En septiembre de 1999, la serie de explosiones que afectaron a cuatro manzanas urbanas en tres ciudades rusas, incluyendo la capital, fueron adjudicadas a la milicia islamista liderada por Shamil Basayév, señor de la guerra chechena. El atentado fue el principio de la Segunda Guerra Chechena.

Chechenia ha sido una república políticamente inestable. Por un lado es considerada una república independiente por los separatistas, mientras que en Moscú se define a este territorio como una república federal. Rusia ha presentado la división independentista de Chechenia como una variante local del terrorismo islámico internacional.

Se cree que los sectores más radicales chechenos tienen relaciones con organizaciones extremistas islámicas de otros países de donde han acudido numerosos voluntarios para luchar contra el ejército Ruso.

Entre tanto, el gobierno de Estados Unidos ha reflejado una enorme preocupación por la gran influencia que ha tenido el fundamentalismo islámico en la región del Caucaso norte y ha expresado su desazón en el hecho de que Chechenia se convierta en un nuevo bastión de los integristas. Sin embargo, los Estados Unidos nunca intervinieron militarmente en el conflicto.

Así se ha vivido el miedo en Boston

Los pasajeros del subway quedaron confundidos y atemorizados al pasar por la Estación Coplay, en Boston. Ese lunes Patrice Mcguiness-Rossi, una joven estudiante de la Universidad de Boston, se dirigía en el subterráneo hacia la maratón que finalizaba en la calle Boylston, para encontrarse con su novio en la línea de meta, pues él era uno de los deportistas participantes.

La orden de evacuación obligó a Patrice y al resto de los pasajeros a abandonar el subterráneo momentos después de la explosión de dos bombas, y las personas, confundidas, empezaron a correr.

Después de que los estallidos interrumpieran la Maratón de Boston a las 2:50 pm del lunes, la ciudad ha experimentado una fuerte presencia policial y de otras instituciones de seguridad. “Hay policía a todas partes que vas en este momento. La guardia nacional y todos sus equipos de Boston están vigilando el subterráneo, hay como cinco policías en cada estación”, cuenta Patrice.

Las medidas de seguridad implantadas por las autoridades tienen a los habitantes de la zona en un estado de parálisis y máxima alerta. “En este momento el ambiente es de incertidumbre porque aquí las autoridades han cerrado prácticamente la ciudad, la ciudad está bloqueada sobre todo en la zona de Cambridge. No hay transporte público, las vías están cerradas porque están detrás del sospechoso número dos” dice Juan Camilo Escobar, un colombiano residente en Boston desde hace 12 años, quien trabajaba en el hotel Lenox, ubicado al frente del lugar donde explotó la primera bomba.

“Yo me encontraba trabajando cuando escuchamos el primer estallido, los vidrios del hotel vibraron. Todo el mundo paró lo que estaba haciendo y comenzaron a ver por las ventanas para mirar qué había ocurrido. Inicialmente prestamos mucha atención porque esta ciudad es tan tranquila que no se esperaba algo así”, relata Juan Camilo. Desde el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 no se había tenido la misma sensación de tensión. Según la AFP, la seguridad en Nueva York y otras ciudades capitales se ha reforzado especialmente en los aeropuertos, en busca de paquetes sospechosos.

“Después del 11 de septiembre la seguridad ha aumentado bastante, se nota que las autoridades han invertido bastante en tecnología (…)  tienen aparatos sofisticados. Pero lo que pasó en la maratón es algo que las autoridades no podían predecir”, continúa el colombiano.

Por su parte, Patrice afirma que actualmente no se puede salir, ya que las autoridades no saben si hay otra bomba en la ciudad. La limitación de las libertades -como el toque de queda que actualmente se impone en Boston y sus alrededores–  ha sido uno de los efectos de la lucha contra el terrorismo,  según William Pérez, investigador del Instituto de estudios políticos de la Universidad de Antioquia.

“Esta medida da cuenta del estado al que ha llegado Estados Unidos y para la que va el mundo, es decir una sociedad totalmente securitizada, paranoica y peligrosa”, dice el investigador.

La sensación de inseguridad que sobrevino desde el 11 de septiembre ha producido una unidad entre los habitantes de los Estados Unidos, un fenómeno que es normal, como lo explica Pérez: “nada une más que estar en contra  del otro y normalmente es el extranjero, el miedo al extraño, el miedo al distinto… desaparecen las diferencias: todos nos sentimos inseguros. La inseguridad como el terrorismo despolitiza a la sociedad, desaparecen las diferencias: todos nos sentimos inseguros”.

Algunas declaraciones de Patrice confirman esta reacción: “Todo el mundo se está uniendo. La gente ha estado organizando  donaciones, marchas, se supone que habrá una marcha en la noche de hoy, se recaudarán algunos fondos mañana. El jueves en la noche 40 restaurantes decidieron que donarán las ganancias de esa noche para las familias de las víctimas. Boston realmente ha prestado mucho apoyo, ha estado muy unido”.

“Solo quiero decir que todos estamos esperando que atrapen al segundo hombre, porque hay un sentimiento general de que es una pena que un evento tan feliz se haya convertido en algo que la gente probablemente se sienta mal al recordar” concluye Patrice.