Multimedia

Medellín avanza hacía la valoración de su memoria

Los hallazgos arqueológicos encontrados recientemente en el barrio Boston (Comuna 10) podrían constituir el primer museo de sitio de la ciudad, es decir, estaría ubicado en el mismo sitio del yacimiento.

Estos vestigios, que podrían ser de finales del siglo XIX, fueron encontrados por estudiantes de arquitectura de la Universidad Nacional y su profesor Luis Fernando González. Al parecer los túneles obedecen a modelos de la arquitectura de la época y por eso, ellos destacan, de forma preliminar, su importancia y valor arquitectónico, arqueológico e histórico.

Ante el hallazgo, el arquitecto González destaca la necesidad, de conservar los túneles encontrados y articularlos con museos y presentaciones al público. Esto, según el académico, “enriquecería el acervo cultural y patrimonial de la ciudad”, así lo expresó a Unimedios.

Las construcciones subterráneas encontradas podrían conservarse y exponerse en el marco de un Museo in situ o de sitio, de acuerdo a las recomendaciones de los investigadores. La infraestructura de estos museos está ubicada sobre o entorno a un yacimiento, con esta protección aspira a conservar y exhibir los materiales arqueológicos hallados, brindar información relacionada con el yacimiento y proporcionar una explicación del mismo.

“La peculiaridad mayor de los museos de sitio están relacionados con el territorio, su coherencia está centrada en que se da ahí y no en otro lugar” afirma Beatriz Pérez Pineda, artista y magíster en Museología. Según la experta antes de pensar en un museo como éstos que sirva de espacio para proteger las edificaciones, “primero se tiene que determinar el valor de la construcción y el valor de uso, […] después de esto, se determina si es importante conservarlo o no.”

 


Ver Museos de Sitio Colombia en un mapa más grande.

 

Fantasma de Chávez en las elecciones

Tras catorce años en el poder, el tiempo del presidente llegó a su fin. El pueblo
venezolano tiene en sus manos el poder de elegir si continúa con el llamado
Socialismo del Nuevo Siglo o, por el contrario, toma la opción de volver a un
gobierno de derecha.
Para los futuros candidatos a la presidencia de Venezuela será difícil reemplazar
la figura –ahora leyenda- de Hugo Chávez. Al ingenioso, polémico y revolucionario
Comandante se le acuñan conceptos e ideas que marcan un hito en la historia
de su país y de América Latina. Por ahora, lo único cierto es que el fantasma de
Chávez rondará en los próximos comicios.

La polarización política entre partidarios y opositores del recién fallecido
Chávez continúa vigente. El Socialismo del S.XXI evocado por el “hermano
bolivariano” está en juego, y el candidato más fuerte del oficialismo y actual
presidente interino, Nicolás Maduro, es la pieza clave para que el ideario de
Chávez permanezca; cosa contraria si Henrique Capriles, máximo candidato de la
oposición, gana la presidencia.

Las marcadas diferencias políticas de los dos aspirantes más fuertes a la
presidencia de Venezuela son notorias. Mientras Maduro ha cimentado su
carrera política en la izquierda; Capriles se ha ubicado en el lado opuesto.

Por un lado, el candidato de la oposición y actual gobernador del estado de
Miranda fue fundador del primer partido dentro de la coalición opositora del
gobierno Chávez, Primero Justicia. Por su parte, Maduro se ha mostrado leal
a su comandante. El discípulo de Chávez inició su vida política de la mano
del Movimiento Quinta República. Mientras Maduro se ha destacado como
sindicalista; Capriles es reconocido como un empresario.

El candidato de la oposición venezolana, quien participó en las pasadas
elecciones presidenciales y perdió contra Hugo Chávez al sacar más del
44% de los votos frente al 55% del fallecido presidente, ha denunciado la
inconstitucionalidad de la posición de Nicolás Maduro. Además el contrincante
ejerció una fuerte presión al oficialismo durante la incapacidad médica
del entonces presidente Hugo Chávez, por considerar que se le ocultaba
información a los venezolanos.

Pese a que el hombre que despertó amores y odios ya no está entre los vivos,
su nombre aún resuena y posee una influencia importante en las elecciones que
se avecinan. “El mito de Chávez” puede ser la coartada perfecta para que la
izquierda permanezca en el poder. A la oposición, dados los últimos resultados
electorales, le queda trabajo por hacer. En este sentido, el Nobel de Literatura
Vargas Llosa opinó en el diario El País de España que ésta debe “persuadir a ese
pueblo de que la democracia futura de Venezuela se habrá sacudido de esas taras
que la hundieron…”.

 

 

Suicidio, cifras que encienden las alarmas

El suicidio es un problema social y de salud mental que cada día cobra más vidas en el mundo entero. La Organización Mundial de la Salud (OMS) proyectó que para el 2020 habrá 1,53 millones de muertes por suicidio, lo que significaría un incremento del 50 por ciento con respecto a las cifras actuales.

Y en nuestro país la situación no es ajena. En el 2011 se registraron en promedio 5 suicidios por día y, a la fecha, el reporte del Instituto de Medicina Legal de muertes violentas por suicidio da cuenta de 1487 casos.

De acuerdo con los profesionales de la salud, algunos factores que pueden llevar a una persona a tomar la decisión de quitarse la vida son la depresión, el abuso sexual, el consumo de alcohol y sustancias psicoactivas, la falta de empleo, los conflictos intrafamiliares y los problemas económicos.

Pero conocer las alarmantes cifras alrededor del suicidio y sus factores de riesgo sólo es el primer paso. Tal y como lo advierte la OMS “es necesaria una labor mundial de concientización de que el suicidio es una de las grandes causas prevenibles de muerte prematura. Los gobiernos deben elaborar marcos normativos para las estrategias nacionales de prevención del suicidio. A nivel local, las declaraciones políticas y los resultados de la investigación deben plasmarse en programas de prevención y actividades comunitarias”.

La plata que se necesita para dar santa sepultura

En Medellín hay 16 comunas y 5 corregimientos divididos por estratos socioeconómicos que caracterizan el vivir y el morir de las personas.

Según cifras municipales, la población total de Medellín son 2.636.101 habitantes, de los cuales el 10% es estrato 1, el 40% estrato 2, el 29% estrato 3, el 11% estrato 4, el 6% estrato 5 y el 4% estrato 6.

El 50% de la población perteneciente a los estratos 1 y 2 cuenta con el apoyo del Municipio de Medellín para enterrar a sus seres queridos en el cementerio municipal Universal, el 50% restante no tiene ningún apoyo económico y por lo tanto debería prever este acontecimiento con anterioridad.

Afiliarse a casas exequiales oscila entre $20.000 y $30.000 mensuales, los cuales aseguran solo la sepultura en lotes alquilados durante 4 años en un cementerio privado, pues la exhumación, la cremación y el cenizario son gastos adicionales.

En algunos cementerios, entre ellos Campos de Paz, si una persona desea instalar lapidas grandes o adornos ostentosos para hacer de este lote algo especial, debe pagar $300.000, sumado al costo de la lapida que varía entre $700.000 y $2.200.000 según el tamaño y el color.

Si por el contrario, el doliente opta por la cremación del muerto, deberá pagar por el cenizario un valor de $1.200.000 con cupo para dos personas ó $1.700.000 con cupo para cinco personas, sumado a la cremación que en este cementerio tiene un valor de $3.000.000.

Luz Velásquez asesora comercial de la funeraria San Vicente cuenta que un rango inferior al 50% de la población del Área Metropolitana está afiliada a casas exequiales y afirma que esto se debe en gran medida a la prioridad de gastos, ya que según ella, las personas no están consientes de la importancia de tomar este servicio y pagarlo por cuotas a largo plazo: “Ven la muerte como un suceso que no llegará pronto, o no tan pronto, como la comida del día siguiente, el transporte para ir al trabajo, el estudio de los hijos o incluso el carro y las vacaciones”.

Si se analiza esta afirmación con el último estudio de la Procuraduría y el Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad, el cual concluye que seis de cada diez personas en Colombia no tienen un empleo digno y 46% del total de asalariados reciben menos de 0,95 de un sueldo mínimo diario, se puede decir que las personas no se atreven a asumir una cuota mensual debido a sus bajos ingresos o a ver otros gastos como más necesarios e inmediatos.

Para quienes no previeron la muerte como algo seguro en la vida y no cuentan con afiliación a ningún servicio exequial, algunas funerarias como San Vicente y Los Olivos manejan un llamado Plan Económico, el cual oscila entre $500.000 y $800.000, pero que implica ver sacrificados algunos rituales como la misa o la velación, además el cuerpo es enterrado en el cementerio Universal[1] destinado por el Municipio de Medellín para dar sepultura a personas de bajos recursos, adultos mayores en condición de abandono,  desplazados, habitantes de calle y N.N, por lo que es visto por muchos como el cementerio de los pobres, de los olvidados y de los no identificados (N.N).

Otros planes económicos dirigidos a la cremación, entregan las cenizas al doliente quien debe decidir qué hacer con ellas.

Si por el contrario, la persona desea asumir todos los gastos notariales, de traslados, misa, velación y sepultura en un cementerio a elección; los gastos podrían variar entre $4.000.000 y $8.000.000 según horas de velación, sector del cementerio, entre otros.

Es evidente que el espacio que se ocupa después de muerto, esta tan caracterizado como el que se ocupa en vida, el lugar donde yacen los restos de los seres queridos también tiene un estrato, y es por esto que todo tiene un precio según la ubicación, los vecinos y su distinción entre lo público y lo privado.


[1] El cementerio Universal está habitado por 5.000 cadáveres, allí llegan aproximadamente de 10 a 15 muertos semanalmente.

Biblioteca Héctor Rojas Herazo: una víctima más del olvido

El calor, el polvo y el desorden hacen insoportable la lectura en la Biblioteca Municipal Héctor Rojas Herazo. Inaugurada en 2004, en las instalaciones de la Alcaldía municipal de Santiago de Tolú, hoy lo que queda de ella reposa en una casa ubicada a la entrada del pueblo. Aunque lleva el nombre de uno de los maestros de la literatura del Caribe colombiano, parece olvidada por la administración municipal y por los habitantes.

Cerca de 2.700 libros, la mayoría de literatura, hacen parte de su acervo. La sala para lectura infantil permanece cerrada igual que la de informática, dotada con 15 computadores portátiles donados por Computadores para educar, pues el servidor de internet dejó de funcionar hace meses y aún no lo han reparado.  Hace dos años está en su actual sede, después de pasar por la Institución Educativa Luis Patrón Rosano, pero muchos desconocen su ubicación pues no tiene un letrero que la identifique.

Para Manuel González, auxiliar administrativo a cargo de la biblioteca, la falta de recursos y el descuido la está llevando a la muerte. –Cuando estaba en la parte baja de la Alcaldía tenía un espacio agradable. Aquí se ha olvidado completamente. Solo cuando el Ministerio envía libros se actualiza la colección. Para esta época solo se han recibido 100 libros. Para acá no miran. Duele decirlo pero es así. Ni el secretario de educación actual ni los anteriores se interesan por esto–.

La historia escrita del municipio también se ha visto afectada. En el traslado se perdieron muchos libros y solo hay dos obras de Rojas a pesar de que en noviembre de 2008, –el Fondo Mixto para la Cultura y las Artes de Sucre entregó a la Biblioteca Pública Municipal de Santiago de Tolú, la obra del poeta, escritor y periodista Héctor Rojas Herazo–, según se informa en la página web del municipio.

Según Wilson Bolaños, coordinador departamental de la Red de Bibliotecas Públicas, la Alcaldía municipal es la encargada de velar por el cumplimiento de la política nacional de lectura y bibliotecas: –desde la salida de su sede hacia una casa arrendada empezó la debacle. No funciona como debería y en 2011 hubo, en un lapso de seis meses, tres cambios de bibliotecarios; nunca ha tenido un profesional titular–. De las 27 bibliotecas públicas con las que cuenta el departamento de Sucre, los tres casos más complejos son Betulia, Majagual y Tolú. Las dos primeras están cerradas desde 2010 y la última funciona deficientemente.

Bolaños indicó que Tolú fue seleccionado como beneficiario del programa Computadores para Educar así como del convenio de cooperación entre el Ministerio de Cultura y Microsoft. Sin embargo, es posible que quede por fuera pues la biblioteca no cumple con los requisitos.

Pese al abandono, algunas personas se resisten al olvido. Cinco o seis la visitan al mes en busca de literatura. Así como estudiantes que esperan resolver sus tareas.

[youtuber youtube=’http://www.youtube.com/watch?v=WdxKwR_d6AU&feature=plcp’]

Crítica situación de salud en las cárceles de Medellín

La salud en las cárceles de Medellín está en algo más que una crisis. Varias muertes y miles de personas con enfermedades graves se han registrado en los últimos años. La imposibilidad del acceso a los servicios, la baja calidad de la atención, la carencia de equipos y personal médico y la ineficiencia en la entrega de los medicamentos, son los principales problemas.

Según Gloria Alexandra Barrientos, abogada del Grupo Jurídico de Antioquia, “sin importar las condiciones de salud en las que llegue una persona a la cárcel, ésta entra bajo el amparo del Estado, por eso, debe ser devuelta a la vida social en las mismas condiciones en las que ingresó”. La Corte Constitucional, en la sentencia T-1168 de 2003, reitera que “por la salud del interno debe velar el sistema carcelario, a costa del tesoro público, y la atención correspondiente incluye los aspectos médicos, quirúrgicos, hospitalarios y farmacéuticos, entre otros”.

[soundcloud id=’50763611′]

Pero, la ley parece no llevarse a la práctica. Muchas personas que entran a las cárceles llegan con enfermedades que requieren tratamiento continuo, tales como diabetes, tiroides, asma y cáncer. Casi siempre, los medicamentos son suspendidos y los pacientes empeoran. Otros, entran con buena salud, pero en las prisiones contraen distintas enfermedades que no son tratadas a tiempo.

La mayoría de veces, no se les prestan los servicios requeridos, ni siquiera en el nivel de atención primaria, pues no tienen los equipos básicos y, mucho menos, con elementos tan importantes como una ambulancia. Según un Informe de la defensoría del Pueblo, en las prisiones no se cuenta con personal médico suficiente ni permanente para atender a los reclusos.

Como consecuencia, van quince muertos entre 2011 y 2012. El caso más reciente ocurrió el 14 de junio. La Defensoría del Pueblo y la Personería han recibido múltiples quejas de los familiares, quienes aseguran que las muertes son ocasionadas porque no se prestó la atención oportunamente, pese a los requerimientos insistentes de los reclusos.

Actualmente, Caprecom es la encargada de atender a toda la población reclusa del país. Parece que el cargo les quedó grande. Según un Informe de la Personería (2011), la EPS “no ha contratado de forma continua IPS que presten los servicios de salud re­queridos”.

“Caprecom ha sido una entidad ineficiente. Hay incumplimientos en la atención, hay muchas citas médicas represadas. La problemática es mucho más grave en el tema de la remisión a especialistas. Ha habido denuncias por falta de la infraestructura y la sanidad adecuadas”, explica Emmanuel Nieto, investigador del grupo “Salud en las cárceles”, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia. A la precaria atención de Caprecom, se suma el marcado hacinamiento de las cárceles, en especial de Bellavista, la cual tiene capacidad para dos mil 424 internos y hoy cuenta con más de siete mil.

Muchos analistas piensan que para solucionar esta crisis, debe empezarse por resolver el hacinamiento, contratar con una EPS más eficiente y lograr mayor calidad humana del Inpec. La Corporación CNMC (Construyendo Nuevos y Mejores Caminos) está desarrollando una campaña de recolección de medicamentos. Se espera la colaboración de otras entidades y la ciudadanía en general, con el fin de brindar un poco de dignidad a la población reclusa de la ciudad.

 [youtuber youtube=’http://www.youtube.com/watch?v=lmRIuS8qgJg&feature=youtu.be’]