Infografía

Infografía

Biblioteca Héctor Rojas Herazo: una víctima más del olvido

El calor, el polvo y el desorden hacen insoportable la lectura en la Biblioteca Municipal Héctor Rojas Herazo. Inaugurada en 2004, en las instalaciones de la Alcaldía municipal de Santiago de Tolú, hoy lo que queda de ella reposa en una casa ubicada a la entrada del pueblo. Aunque lleva el nombre de uno de los maestros de la literatura del Caribe colombiano, parece olvidada por la administración municipal y por los habitantes.

Cerca de 2.700 libros, la mayoría de literatura, hacen parte de su acervo. La sala para lectura infantil permanece cerrada igual que la de informática, dotada con 15 computadores portátiles donados por Computadores para educar, pues el servidor de internet dejó de funcionar hace meses y aún no lo han reparado.  Hace dos años está en su actual sede, después de pasar por la Institución Educativa Luis Patrón Rosano, pero muchos desconocen su ubicación pues no tiene un letrero que la identifique.

Para Manuel González, auxiliar administrativo a cargo de la biblioteca, la falta de recursos y el descuido la está llevando a la muerte. –Cuando estaba en la parte baja de la Alcaldía tenía un espacio agradable. Aquí se ha olvidado completamente. Solo cuando el Ministerio envía libros se actualiza la colección. Para esta época solo se han recibido 100 libros. Para acá no miran. Duele decirlo pero es así. Ni el secretario de educación actual ni los anteriores se interesan por esto–.

La historia escrita del municipio también se ha visto afectada. En el traslado se perdieron muchos libros y solo hay dos obras de Rojas a pesar de que en noviembre de 2008, –el Fondo Mixto para la Cultura y las Artes de Sucre entregó a la Biblioteca Pública Municipal de Santiago de Tolú, la obra del poeta, escritor y periodista Héctor Rojas Herazo–, según se informa en la página web del municipio.

Según Wilson Bolaños, coordinador departamental de la Red de Bibliotecas Públicas, la Alcaldía municipal es la encargada de velar por el cumplimiento de la política nacional de lectura y bibliotecas: –desde la salida de su sede hacia una casa arrendada empezó la debacle. No funciona como debería y en 2011 hubo, en un lapso de seis meses, tres cambios de bibliotecarios; nunca ha tenido un profesional titular–. De las 27 bibliotecas públicas con las que cuenta el departamento de Sucre, los tres casos más complejos son Betulia, Majagual y Tolú. Las dos primeras están cerradas desde 2010 y la última funciona deficientemente.

Bolaños indicó que Tolú fue seleccionado como beneficiario del programa Computadores para Educar así como del convenio de cooperación entre el Ministerio de Cultura y Microsoft. Sin embargo, es posible que quede por fuera pues la biblioteca no cumple con los requisitos.

Pese al abandono, algunas personas se resisten al olvido. Cinco o seis la visitan al mes en busca de literatura. Así como estudiantes que esperan resolver sus tareas.

[youtuber youtube=’http://www.youtube.com/watch?v=WdxKwR_d6AU&feature=plcp’]

Crítica situación de salud en las cárceles de Medellín

La salud en las cárceles de Medellín está en algo más que una crisis. Varias muertes y miles de personas con enfermedades graves se han registrado en los últimos años. La imposibilidad del acceso a los servicios, la baja calidad de la atención, la carencia de equipos y personal médico y la ineficiencia en la entrega de los medicamentos, son los principales problemas.

Según Gloria Alexandra Barrientos, abogada del Grupo Jurídico de Antioquia, “sin importar las condiciones de salud en las que llegue una persona a la cárcel, ésta entra bajo el amparo del Estado, por eso, debe ser devuelta a la vida social en las mismas condiciones en las que ingresó”. La Corte Constitucional, en la sentencia T-1168 de 2003, reitera que “por la salud del interno debe velar el sistema carcelario, a costa del tesoro público, y la atención correspondiente incluye los aspectos médicos, quirúrgicos, hospitalarios y farmacéuticos, entre otros”.

[soundcloud id=’50763611′]

Pero, la ley parece no llevarse a la práctica. Muchas personas que entran a las cárceles llegan con enfermedades que requieren tratamiento continuo, tales como diabetes, tiroides, asma y cáncer. Casi siempre, los medicamentos son suspendidos y los pacientes empeoran. Otros, entran con buena salud, pero en las prisiones contraen distintas enfermedades que no son tratadas a tiempo.

La mayoría de veces, no se les prestan los servicios requeridos, ni siquiera en el nivel de atención primaria, pues no tienen los equipos básicos y, mucho menos, con elementos tan importantes como una ambulancia. Según un Informe de la defensoría del Pueblo, en las prisiones no se cuenta con personal médico suficiente ni permanente para atender a los reclusos.

Como consecuencia, van quince muertos entre 2011 y 2012. El caso más reciente ocurrió el 14 de junio. La Defensoría del Pueblo y la Personería han recibido múltiples quejas de los familiares, quienes aseguran que las muertes son ocasionadas porque no se prestó la atención oportunamente, pese a los requerimientos insistentes de los reclusos.

Actualmente, Caprecom es la encargada de atender a toda la población reclusa del país. Parece que el cargo les quedó grande. Según un Informe de la Personería (2011), la EPS “no ha contratado de forma continua IPS que presten los servicios de salud re­queridos”.

“Caprecom ha sido una entidad ineficiente. Hay incumplimientos en la atención, hay muchas citas médicas represadas. La problemática es mucho más grave en el tema de la remisión a especialistas. Ha habido denuncias por falta de la infraestructura y la sanidad adecuadas”, explica Emmanuel Nieto, investigador del grupo “Salud en las cárceles”, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia. A la precaria atención de Caprecom, se suma el marcado hacinamiento de las cárceles, en especial de Bellavista, la cual tiene capacidad para dos mil 424 internos y hoy cuenta con más de siete mil.

Muchos analistas piensan que para solucionar esta crisis, debe empezarse por resolver el hacinamiento, contratar con una EPS más eficiente y lograr mayor calidad humana del Inpec. La Corporación CNMC (Construyendo Nuevos y Mejores Caminos) está desarrollando una campaña de recolección de medicamentos. Se espera la colaboración de otras entidades y la ciudadanía en general, con el fin de brindar un poco de dignidad a la población reclusa de la ciudad.

 [youtuber youtube=’http://www.youtube.com/watch?v=lmRIuS8qgJg&feature=youtu.be’]

Boutiques en Medellín, exclusividad creciente

La búsqueda de exclusividad en prendas de vestir y accesorios ha generado en Medellín un nuevo mercado con importantes aportes a la economía del sector vestuario. Las boutiques, tiendas de artículos de lujo, se han multiplicado en los últimos tres años, tanto en centros comerciales como en distinguidos barrios de la ciudad.

Según Raddar, el observatorio de consumo y moda, los colombianos en 2011 gastaron en productos del sector vestuario, textil y calzado, aproximadamente 14 billones de pesos. Antioquia, por su parte, produce el 65% de productos tradicionales a nivel nacional en el sector vestuario, siendo  Medellín la ciudad más distinguida por tener un mercado activo y altamente influenciado por la moda.

Como parte del sector vestuario, se implementaron las boutiques en Medellín con el ánimo de ofrecer exclusividad y elegancia a quien esté dispuesto a pagas por ellas. Su objetivo principal se aleja de vender en grandes cantidades, para centrar su interés en complacer exigencias a grandes costos.

El diseñador Christian Dior, quien decidió abrir las puertas de su taller para exhibir sus creaciones, ha sido inspiración para muchas de las boutiques que hoy existen en la ciudad.

Administradores de principales boutiques como Beatriz Camacho y Silvia Tcherrassi, aseguran que este es un mercado rentable, con clientes fijos y constantes que contribuyen al crecimiento tanto de las boutiques como de otros clientes deslumbrados por la exclusividad que estas ofrecen.

Marcas internacionales como Carolina Herrera, Massimo Dutti, Swarovsky, Adolfo Domínguez y Calvin Klein entraron a competir con el talento de diseñadores nacionales y han posicionado sus boutiques en Medellín durante los últimos tres años, dando muestra de la buena recepción que ha tenido este sector de lujo en nuestra ciudad.

Fenalco Antioquia atribuye este buen posicionamiento al constante cambio de colección, material, diseño y especialmente al nuevo concepto de que una marca se traduce en un estilo de vida exclusivo, donde el precio ya no es lo más importante.

Un mercado “importante, competitivo, generador de empleo e innovador”, como describe Alicia Mejía de Inexmoda al sector vestuario, ha contribuido a que el auge que actualmente tienen las boutiques por su exclusividad y diseño, se extienda a otros sectores, por ejemplo a los implementos para la escritura y el arte de Faber-Castell del conde Anton Wolfgangvon que hoy tiene 3 boutiques en nuestro país.

Aunque no es posible tener el dato exacto del número de boutiques que hoy existen en Medellín, se sabe que son más de 17 firmas distinguidas y que su crecimiento es constante y a la par de los nuevos proyectos de centros comerciales.

¿Minería informal, ilegal o tradicional?

La minería ilegal en Colombia se ha convertido en un tema central en las políticas nacionales, debido a las falencias de la Ley 685 de 2001 y su reforma, la ley 1382 de 2010 declarada inexequible por la Corte Constitucional. Se espera que el próximo 20 de julio, el ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas Santamaría, presente el proyecto de ley que reformaría el Código Minero, tras surtir el trámite de consulta previa con las comunidades y minorías étnicas del país.

Según el Ministerio de Minas, se han registrado 9.100 títulos mineros y por la falta de  información actualizada y verificable sobre las características y condiciones en que se desarrolla la actividad de la minería de hecho en el país, se estima que 3.600 explotaciones operan sin el respectivo título.

Según el artículo 159 del Código de Minas, la exploración y explotación ilícita de yacimientos mineros constituye delito cuando se realicen trabajos de exploración, de extracción o captación de minerales de propiedad nacional o de propiedad privada, sin el correspondiente título minero vigente o sin la autorización del titular de dicha propiedad. Sin embargo, en nuestro país la minería en pequeña escala ha sido implementada por diferentes comunidades para sobrevivir, teniendo en cuenta que los minerales producidos por los mineros informales son limitados.

Como señala Alejandrino Betancur, representante legal del Sindicato de Trabajadores de la Industria Minera Nacional –SINTRAIMIN–, “La minería no es ilegal, la minería es una labor legal porque es la forma de un ser conseguir el sustento para su familia y para él mismo poder sobrevivir porque el gobierno no ha creado políticas de empleo con las que pueda decir el minero: yo dejo la minería y voy a conseguirme el sustento por otro lado. A los pequeños mineros el Gobierno los ataca, los tilda de guerrilleros, de narcotraficantes y de que hay gente infiltrada”.

Betancur considera que la minería ilegal se debe a que “los pequeños mineros son gente muy pobre, no tienen con qué pagar un titulo. Si lo exigen, entonces que el Gobierne les dé un subsidio para que ellos tengan la facilidad de obtener un título minero y así tener una mejor vía legal para trabajar. Los pequeños mineros a toda hora están prevenidos de que ya los van a sacar, con el fin de que no logren obtener un título minero”.

Se espera que la nueva legislación minera genere desde el Estado las vías necesarias y más acordes con la realidad de los mineros de hecho y tradicionales para que puedan acceder más fácilmente a los títulos mineros y así cumplir con las exigencias gubernamentales.

Inclusión de sordos en la U de A

¡INCLUSIÓN! Es lo que reclaman los jóvenes sordos que no han pasado el examen de admisión de la Universidad de Antioquia. Estos aspirantes señalan que la dificultad con el lenguaje, la presencia de solo uno o dos intérpretes durante la prueba y la falta de información, son los factores que  los excluyen de la educación superior pública.

Cristian Bastidas es un joven sordo de 21 años, amante de los computadores y la multimedia. Su sueño ha sido ingresar a la Universidad de Antioquia, pero a pesar de que se ha presentado en varias ocasiones no ha logrado pasar el examen de admisión.

Ana María Castro, intérprete de lengua de señas y directora de la Corporación UNISCOL (Unidos por los sordos de Colombia), sostiene que la Universidad debe hacer varios ajustes, entre los cuales se encuentra la creación de políticas especiales que garanticen el ingreso y permanencia de los sordos en la institución. “Hay mucha desmotivación para el ingreso, pues se ha identificado las dificultades que tienen las personas con discapacidad auditiva para tener un nivel de comprensión de lectura alto y mucho más cuando se tiene de por medio la intervención de un tercero, en este caso, del intérprete”.

Diego Sierra, del Departamento de Admisiones y Registro de la Universidad de Antioquia, asegura que se han realizado desde el 2007 aproximadamente 103 inscripciones de personas sordas y a pesar de que estos no han pasado, si se han implementado medidas para propiciar condiciones de igualdad: “contratamos dos intérpretes en cada examen de admisión, estas personas tienen acceso a la prueba con una hora de anticipación para crear las convenciones necesarias que permitan transmitir las preguntas de la mejor forma, además se les da 50% más del tiempo establecido”.

Si bien estos son algunos avances en materia de inclusión para la población sorda, el hecho de que la prueba esté diseñada en español y no en lengua de señas es un factor que hace que el ingreso a la Universidad sea una utopía y no una realidad, asegura Natalia Matute, estudiante de Ciencia Política.

Este factor evidencia una dificultad que presenta la lengua de señas no solo en Colombia, sino también en el mundo: “es una lengua limitada, no hay convenciones para todas las palabras del español, son pocos los intérpretes. El hecho de que pase un estudiante sordo a la Universidad impone un reto muy grande y es asegurar su permanencia, no creo que se pueda garantizar esto en el momento”, agrega el funcionario Diego Sierra.

Aunque para Cristian es difícil el ingreso, cree que si la Universidad reuniera un grupo de sordos y los capacitarán por tres meses para la prueba de admisión, ellos tendrían más posibilidades de ingresar. Esto para Ana María Castro llevaría a Identificar las fortalezas de los sordos y no sus limitaciones ya que “el potencial de los sordos es más visual que auditivo, la prueba de admisión debería propiciar una lectura no escrita sino semiótica. Desde esta perspectiva, sería una prueba incluyente con miras a que estos estudiantes pasen”.

Aunque políticamente la inclusión es una meta de la Universidad de Antioquia, las acciones implementadas no han logrado satisfacer las necesidades y expectativas de este tipo de aspirantes. Frente a esta situación las corporaciones y la comunidad de sordos ven con anhelo el día en que asuman la lengua de señas como un lenguaje, se rediseñe el examen de admisión y se cuente con intérpretes para cada sordo. En últimas, el día en que esta política se materialice en acciones.

Soberanía alimentaria: Semillas para la vida

El alimentarse es una de las necesidades fundamentales para cualquier comunidad humana; por ende la preocupación  por lo que llega a las mesas de los hogares debe estar entre las prioridades de la sociedad. En la actualidad el debate gira en torno a los alimentos transgénicos, sus efectos en el medio ambiente y la patente de semillas por parte de transnacionales.

Esto ha llevado a la discusión sobre la importancia de una soberanía alimentaria que según la organización internacional Vía Campesina es “el derecho de los pueblos a que tengan alimentos nutritivos y culturalmente apropiados producidos a través de métodos ecológicos y sostenibles, y su derecho a decidir y ejercer sus propios sistemas alimen­tarios y la agricultura.”

[youtuber youtube=’http://www.youtube.com/watch?v=IBuqDemPsFw&feature=youtu.be’]

Según Álvaro Restrepo del Comité  Metropolitano por la Soberanía y Autonomía Alimentaria (CMSAA) “el negocio de las semilla es un monopolio increíble,  pues a nivel mundial solo cuatro compañías que son la Dupont, Monsanto, Syngent y Limagrain controlan el 50% de las semillas oficiales y tienen el 82% de estas semillas patentadas, esto representa un saqueo y entrega del control total del sistema de semillas a las  manos de las transnacionales.”

Para el CMSAA, el régimen político colombiano en cabeza de los órganos legislativo y ejecutivo, han dispuesto leyes y normas que buscan la protección de semillas y especies vegetales nacionales, pero lo que ha hecho esta legislación es “quitarle a los agricultores el control de sus semillas y obligarlos a que solo utilicen las semillas patentadas de las empresas. Igualmente penaliza y criminalizan la producción de semillas criollas”; esto lo explica Diana Peña, miembro de esta organización.

[soundcloud id=’50880873′]

Este hecho ha generado la creación de  muchos movimientos que se contraponen a ese modelo unificador que están imponiendo las compañías trasnacionales.

Según Diana Peña “en Antioquia la lucha se está dando frente a los planes de desarrollo municipal y departamental donde se está excluyendo el sector del campesinado, porque se desconoce realmente la cultura campesina con proyectos que son supuestamente ecológicos como el cinturón verde en Medellín y el parque central de Antioquia que realmente lo que están buscando es un modelo de zonas protegidas sin campesinos”

A nivel nacional las exigencias están planteadas por la campaña semillas de vida, la cual por un lado busca la incidencia política yendo en contra de todas las medidas que toma el gobierno para privatizar a las semillas y por otro lado promueve la acción civil desde los cultivos libres de transgénicos, las redes de custodios de semillas,  y la recuperación de semillas criollas.

La demanda principal de la soberanía alimentaria es la de que “es necesario que las comunidades campesinas, negras e indígenas sean quienes gestionen el agua y las semillas, ya que son realmente estas comunidades las que están ejerciendo la agricultura y las que alimentan a la sociedad,  por ende estas deben tener el control sobre estos recursos”.

Una de las apuestas principales de este movimiento social que conjuga la conciencia ambiental con el activismo político es como lo explica Wildimar Cartagena de la Corporación Penca de Sábila “la promoción del cultivo, venta y compra de productos agroecológicos producidos por campesinos con semillas criollas” ya que según ellos comprar también es un acto político que genera incidencia en estos tratados y en esas leyes que afectan la producción campesina y le llenan los bolsillos a las grandes trasnacionales.

Revistas se abren nuevamente paso en los medios impresos

¡Hola!, Vea, Gente, Caras, 15 minutos y Portafolio, son los nombres de algunas revistas que por estos días nacen para fortalecer el formato impreso que se creía destinado a desaparecer para dar paso a las revistas on line.

Alrededor de 10 revistas acompañan actualmente la circulación de reconocidos periódicos impresos como El Tiempo, El Espectador, El Colombiano y recientemente Portafolio, el diario líder en información económica.

Nicholas Carr en su libro Superficiales señala que: “Descifrar hipertextos es una actividad que incrementa sustancialmente la carga cognitiva de los lectores; de ahí que debilite su capacidad de comprender y retener lo que están leyendo. Un estudio de 1989 demostró que los lectores de hipertextos a menudo acababan vagando distraídamente “de una página a otra, en lugar de leerlas atentamente”. Otro experimento, de 1990, reveló que los lectores de hipertextos a menudo “no eran capaces de recordar lo que habían leído y lo que no”.

La era digital no ha sido obstáculo para las nuevas propuestas en papel, sin embargo se ha convertido en una herramienta para fortalecer sus ediciones, ya que muchas de ellas cuentan con una versión on line.

“Apostamos por las revistas porque el mercado en papel es muy importante y con larga vida. El negocio digital va veloz, pero esta lejos de la efectividad del papel”, aseguró Fidel Cano, director de El Espectador, medio que actualmente circula con la revista Vea.

¡Hola! con una apuesta por el entretenimiento, Vea con un enfoque económico y la circulación de la revista Portafolio a partir del 4 de julio, demuestran que las revistas están generando contenidos para mercados especializados, es decir que la selección de sus temas esta en busca de un publico especifico.

Según las cifras del Estudio General de Medios (EGM) reveladas el martes 8 de mayo, la temática de revistas con mayor número de adeptos son las de Farándula, seguidas de las de actualidad y noticias, belleza y estética, moda y estilo, pasatiempo y finalmente las de crucigramas y horóscopos.

Asimismo indicó que los temas con menor interés son los de industria y agro, editoriales y opinión, sociales, sexo, relaciones de pareja, familia y manualidades.

Eduardo Garcés, gerente de El Espectador asegura que entre el año 2008 y el año 2012 el segmento de las revistas creció alrededor del 40% en lecturabilidad y que los ingresos por publicidad sobre pasan los $100.000 millones.

“Los medios on line aún no representan un peligro para las revistas impresas, al contrario, estas se están abriendo paso entre el papel y se apoyan en lo digital para mayor reconocimiento y para aumentar lecturabilidad”, dijo Diana Ocampo, suscriptora del diario Portafolio.

Sandra Milena Sánchez
samis391@hotmail.com