Informes

Informes

El campus de batalla

Los hechos

De forma coordinada, después de la una de la tarde del miércoles 18 de abril, se presentaron varias explosiones en la Universidad de Antioquia. A la misma hora se inició la toma de la mayoría de porterías de la Institución por parte de un grupo de encapuchados, quienes con el propósito de bloquear el paso de las tanquetas del Escuadrón Móvil Antidisturbios, que se hicieron presentes en la Universidad pocos minutos después de iniciada la protesta, obligaron a un conductor de la facultad de Ciencias Agrarias, a obstaculizar el paso vehicular en la portería de la calle Barranquilla con una van Nissan Urban de placas OMK 550, propiedad de esa unidad académica.

Antes de las 3:00 de la tarde el Departamento de Vigilancia de la Universidad ordenó la evacuación de Ciudad Universitaria y del Edificio de Extensión. Muy cerca de la portería de la Avenida Ferrocarril y en el Parque de los Deseos se reunió un grupo de curiosos que permanecía atento a lo que ocurría en la Universidad hasta que miembros del ESMAD dispersaron a la multitud con gases lacrimógenos que fueron arrojados muy cerca de la Unidad Permanente de Justicia de la Secretaría de Gobierno municipal.

A pesar de la orden de evacuación muchos de los miembros de la comunidad universitaria que en esos momentos se encontraban en actividades dentro del campus tuvieron dificultades para abandonar la Institución por la magnitud de los enfrentamientos. Otro grupo de estudiantes permaneció voluntariamente al interior de la Universidad acompañando la protesta.

Unidad Revolucionaria Clandestina, el grupo de encapachados que protagonizó la protesta y la toma de algunos espacios de la Universidad, hizo circular un panfleto en el que haciendo referencia a las movilizaciones estudiantiles de los últimos meses y a la problemática que afronta la democracia universitaria, invita a “pasar de la resistencia a la ofensiva”, aunque no establece con claridad las motivos que desencadenaron los disturbios:

La ofensiva

El objetivo revolucionario, el nuestro pasa por incidir en una contradicción que posibilita la generación de movimientos reales capaces de superar el estado actual de cosas. Ataquemos a través de la práctica subversiva, la realidad cotidiana que tod@s l@s sometid@s a la dominación capitalista sentimos, aunque una gran mayoría vea esa realidad distorsionada por la reducción a espectáculo que el sistema hace de ella. Utilicemos como estrategia el enfrentamiento continuado. Donde y cuando l@s individu@s decidan, desde una perspectiva global que no admite diálogo alguno con el poder. Salir a la calle a perturbar el miserable y embrutecedor orden de las cosas haciendo visible la brutalidad sistemática que tod@s percibimos esencialmente. (…) No hay revuelta más absoluta que la que desafía la indulgente opresión, es tiempo de dejar el bastión de las universidades para los que llegan y redimensionar las nuevas guerrillas urbanas antiautoritarias en la lucha difusa contra la autoridad.

Aunque las primeras cifras hablaban de 50 encapuchados, en la tarde del miércoles algunos medios de comunicación aseguraban que el grupo superaba los 100, cifra difícil de comprobar pero que da cuenta de la magnitud del operativo puesto en marcha por los manifestantes. Justamente este punto, relacionado con la estrategia militar, la indumentaria y las dimensiones de la confrontación, ha sido uno de los temas que mayor debate ha generado al interior de la comunidad universitaria.

En la noche del miércoles, luego de una sesión extraordinaria del Consejo Académico, esa corporación emitió un comunicado en el que rechaza “que la Universidad sea convertida por pocos en un campo de batalla” y dispuso la suspensión de las clases en todas las sedes hasta las 6:00 de la mañana del viernes. De la misma manera convocó a una jornada de reflexión a las 2:00 de la tarde del jueves, hora en que fueron reabiertas las puertas de Ciudad Universitaria y se retomaron las actividades administrativas.

Luego de que fue desalojado el campus y mientras se desarrollaba la sesión del Consejo Académico, miembros de la Policía Nacional efectuaron un operativo en la institución en el que según un comunicado oficial emitido en la mañana del jueves, personal antiexplosivos hizo un barrido para recoger elementos bélicos que permanecían en prados, corredores, aulas, jardineras y porterías. Dentro del material incautado se encuentran: 2 extintores de bomba de entre 1 y 3 kilogramos de peso que fueron utilizados contra los cajeros automáticos de la Cooperativa de profesores, 2 bombas químicas de ácido sulfúrico, 2 petardos de metralla de media libra de peso, 21 papas bomba, 5 kilos de mezcla explosiva, 3 kilos de metralla y de pólvora negra y 16 litros de ácido sulfúrico.

Cerca de las 10:00 de la noche se reportó una explosión en Ciudad universitaria. Según pudo establecerse en la mañana del jueves se trató de la detonación controlada por parte de los organismos de seguridad de uno de los artefactos explosivos encontrado cerca a la piscina.

También en la mañana del jueves el rector Alberto Uribe Correa afirmó, luego de una reunión extraordinaria del Consejo Superior Universitario y como vocero de ese organismo, que lo ocurrido el miércoles responde a “un acto que posiblemente se organizó externo a la Universidad pero tuvo apoyo lógicamente de miembros de la comunidad universitaria, en solidaridad por el ingreso de la fuerza pública o como parte de estos grupos”. De igual forma, el Rector aceptó que hubo fallas en la seguridad de Ciudad Universitaria y que el CSU sesionará el próximo martes para dar detalles sobre la propuesta del Consejo Superior de formular un “pacto por la Universidad en el que tenemos que participar todos por la defensa de la universidad pública y el alma mater de los antioqueños”. Este tipo de actos y demás manifestaciones simbólicas no son nuevas y generalmente se proponen desde la institucionalidad como respuesta a graves hechos ocurridos en la Universidad.

Balance

Durante los enfrentamientos entre encapuchados y miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Uriel Andrés Rincón Muñetón, patrullero de la Policía de 26 años resultó herido luego de la explosión de un artefacto. En la clínica León XIII, centro asistencial al que fue trasladado, el cuerpo médico amputó su pierna derecha por la gravedad de sus heridas. Aunque las versiones de algunos estudiantes dicen que las lesiones del uniformado habrían sido causadas por una bomba aturdidora utilizada por el cuerpo policial al que pertenece, el rector Alberto Uribe Correa aseguró a DE LA URBE que se trató de una papa bomba lanzada desde el bloque 20 en la Facultad de Ingeniería.

Aunque hasta el momento no se ha presentado un informe oficial sobre personas capturadas o miembros de la comunidad universitaria heridos durante las protestas, en las redes sociales se manejan diferentes versiones que coinciden en afirmar que se presentaron agresiones y hubo uso desmedido de la fuerza por parte de los miembros de la Policía que ingresaron a la Institución.

Igualmente se espera un reporte oficial sobre los daños a vehículos y a los bienes de la Universidad que se vieron afectados por las acciones de encapuchados y Fuerza Pública.
El gobernador de Antioquia Sergio Fajardo aseguró que la Policía ingresará a la Universidad siempre que se encuentre en riesgo la integridad de los miembros de la comunidad universitaria e insistió en la necesidad de que la Fiscalía y la Policía adelanten investigaciones para identificar a los responsables de los desordenes. La Universidad permaneció cerrada hasta las 2:00 de la tarde de este jueves y las actividades académicas serán retomadas a partir de las 6:00 de la mañana del viernes 20 de abril.

Antecedentes

1921 Del corazón de Jesús a Fidel Cano: Los estudiantes protestaron porque el rector se negaba a colgar la imagen del liberal Fidel Cano en el Paraninfo, tal como lo ordenaba la ley 22 de 1919. Allí ya reinaba el Corazón de Jesús. Un muerto y cuatro heridos fue el saldo que dejó el enfrentamiento con la Policía.

1969 Visita de Nelson Rockefeller: En marzo, con la visita del vicepresidente de los Estados Unidos, se agudizaron las protestas contra la presencia de profesores estadounidenses y la existencia de programas financiados por Fundaciones universitarias. El 29 de mayo la Fuerza pública allanó la Universidad y dejó a su paso 170 heridos.

1971 Un año académicamente inactivo: El 21 de abril, después de fuertes disturbios y ante la negativa de los estudiantes de abandonar la Universidad, la Fuerza pública ingresó en horas de la madrugada y los desalojó de forma violenta. La Institución fue cerrada hasta agosto y los conflictos internos impidieron el desarrollo normal de las actividades.

1973 Asesinato de Fernando Barrientos: El 8 de junio, el estudiante de economía Fernando Barrientos, fue asesinado por un agente del DAS, en las puertas de la Universidad. Más tarde, fue incendiado el bloque 16 y el Gobierno Departamental decretó el toque de queda y cerró la Universidad.

1981 “Sorprendida”: Carmen Cañaveral López, religiosa lisiada, murió incinerada luego de que varios manifestantes arrojaran bombas molotov al vehículo en el que se movilizaba. El Consejo Superior Universitario, ordenó la suspensión de las actividades al interior del Campus. Un soldado resultó herido y 120 estudiantes detenidos.

1987 Auge del narcotráfico, fortalecimiento del paramilitarismo y guerrillas urbanas: Entre el 3 de julio y el 3 de agosto, cinco estudiantes y dos profesores fueron asesinados. Igual destino tuvieron el médico Pedro Luis Valencia (profesor de Salud Pública), Leonardo Betancur Taborda, Luis Fernando Vélez Vélez y Héctor Abad Gómez (Expresidentes de la Asociación de Profesores) y Rodrigo Guzmán (estudiante de medicina).

2005 Paula y Magali: el 10 de febrero durante la jornada nacional de protesta contra el TLC y la reelección de Álvaro Uribe, una fuerte explosión en la Facultad de Química Farmacéutica dejó 32 estudiantes heridos y las estudiantes Paula Andrea Ospina y Magali Betancur murieron. El 6 de mayo se efectuó el operativo Álgebra II, cuyo resultado fue la detención de 15 estudiantes acusados de pertenecer a las milicias urbanas del ELN y las Farc, ninguno fue condenado.

2010 La TIP: El 15 de septiembre el ESMAD ingresó a la Universidad dirigiéndose hacia el bloque administrativo. Allí los estudiantes solicitaron la presencia inmediata del rector Alberto Uribe Correa, con el fin de discutir, acerca de la nueva Tarjeta de Identificación Personal. Siete estudiantes resultaron heridos, ocho detenidos. La Universidad permaneció cerrada hasta el 11 de octubre.

2011 Reforma a la Ley 30: Estudiantes se movilizan con marchas pacíficas en todo el país en contra de la Reforma a la Ley 30 de Educación y logran que el Presidente Santos, retire el proyecto para ser discutido con toda la comunidad universitaria. La Universidad estuvo en paro desde septiembre hasta noviembre.

2012 El gobierno Fajardo: El primer reto de Sergio Fajardo como gobernador de Antioquia y presidente del Consejo Superior Universitario se presentó el viernes 10 de febrero cuando en la conmemoración de la muerte de las estudiantes Paula Ospina y Magali Betancur, se generaron disturbios y desde la administración departamental se dio la orden de no responder a los ataques. Luego en el Consejo de Seguridad conjunto con la Alcaldía de Medellín se llegó a la conclusión que el Estado respondería cuando estuvieran en riesgo los bienes públicos y la integridad de las personas.

El 13 de marzo, tras la reelección de Alberto Uribe Correa como rector, se presentaron protestas protagonizadas por estudiantes y algunos grupos de encapuchados. En ese momento se discutió la influencia que la decisión del CSU podría tener en la gobernabilidad de la Universidad teniendo en cuenta los cuestionamientos que se hicieron, incluso por parte del Gobernador, frente a la aspiración de Uribe para un cuarto periódo.

El 13 de abril como consecuencia de la llegada a Cartagena del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para participar en la Cumbre de las Américas, un grupo de encapuchados ofreció acompañar de manera pacífica esta manifestación, pero derivó en choques con la fuerza pública.

El preámbulo a la guerra digital

Wolfan Kants, miembro activo de Anonymous bajo ese pseudónimo y una foto de perfil de Facebook de la máscara de Guy Fawkes, aceptó hablar sobre el grupo de activistas virtuales más reconocidos. Sin embargo, el contacto y la conversación se terminó cuando cerró su perfil en la red social, después del arresto por parte de la Interpol de 25 miembros de Anonymous: diez en Argentina, seis en Chile, cinco en Colombia y cuatro en España, el 28  de febrero. Lo último que se supo de él fueron los dos estados que culminaron la  página que lo representaba: “Modo asustado: ON” y “Yo me tengo que ir, por seguridad propia, pero la lucha por un Internet libre continúa. Podrán callar a algunos, pero Anonymous  somos todos, Anonymous es legión. No perdonamos, no olvidamos”.

Este es el segundo golpe contundente por parte de los gobiernos. El primero fue el cierre de Megaupload el 19 de enero. La página que se encuentra en el puesto número 72 de las páginas más visitadas según la agencia de ranking virtual Alexa, es el  servidor de alojamiento y compartimiento de archivos más popular en Latinoamérica.

Frente a los avances de la lucha contra los activistas virtuales y contra la piratería, Anonymous convocó desde inicios de febrero al Marzo Negro. Esta manifestación invita a las personas a no apoyar la industria del entretenimiento, no comprar películas, libros o CDs originales, además de no asistir a conciertos o ir a cine, nada que les genere ingresos, bajo la premisa: “No alimentemos más a quienes no nos respeta, son solo cuatro semanas que nosotros podemos aguantar sin ellos, ¿pero cuánto tiempo pueden aguantar ellos sin nosotros?”.

Se escogió el mes de marzo porque es cuando realizan el primero de los cuatro informes económicos anuales a nivel mundial. Por lo tanto, si se logra una fuerte reducción en los ingresos, lo notarían en breve.

Detrás de la máscara

¿Pero quiénes son Anonymous? Anonymous no es una persona, o un grupo en particular; Anonymous es usted, soy yo, quien usa la máscara y quien no, Anonymous somos todos, Anonymous es legión, afirma. “Cada quien aporta lo que sabe y quiere en nombre de una idea”, explica Wolfgan Kants.

El objetivo de Anonymous es hacer protesta virtual y luchar por la libertad del Internet. Los inicios de esta idea se remontan al año 2003. Sin embargo, en Colombia no fue hasta el 2011 cuando tuvieron un papel activo, gracias a la Ley Lleras o Proyecto de Ley 241 de 2011 propuesta por el ministro de Interior, Germán Vargas Lleras al Congreso con el propósito de proteger la propiedad intelectual, su objetivo es sancionar a quienes se lucran con el trabajo de otros.

Anonymous funciona por operaciones. La operación Ley Lleras o OpLeylleras, como la nombraban en las redes sociales, fue la primera que se hizo en Colombia. Estas operaciones comienzan por propuestas de cualquier persona que se pueden mandar por cualquier red social. Los miembros activos analizan la propuesta y se tiene el apoyo suficiente se convierte en operación.

La operación más exitosa ha sido la operación Independencia 20  de Julio o OpIndependencia, en la cual hackearon el Facebook de Juan Manuel Santos y la cuenta de Twitter de Álvaro Uribe, además de atacar con éxito los portales de internet del Ministerio de Defensa y de la Alta Consejería. El objetivo de esta operación era demostrar el desprecio a la “falsa independencia que  vive el pueblo colombiano”.

Otras incluyen  Operación Gasolina, que protestó por los altos costos de la gasolina en Colombia; la Operación Tauromaquia, que se manifestó contra la práctica de la tauromaquia; y la Operación Sorpresa, que apoyó a los manifestantes que ofrecieron su vida para conservar los bosques.

Después de aprobar una operación, el siguiente paso es empezar el proceso de obstaculización de las páginas que tengan que ver con ella, por lo general páginas del Gobierno, con el propósito de lograr un Tango Down, como lo llaman ellos, o DoS (Negación de servicio por sus siglas en inglés), que en otras palabras es cuando caduca la página.

Para esto se usa una página llamada Webloic, un programa que multiplica las visitas, cuando una sola persona abre esa página el servidor lo toma como miles de visitas al tiempo, la página se sobrellena de visitas y se cierra. La gente puede ayudar al abrir estos enlaces que ellos comparten en las redes sociales y dejar la página abierta el mayor tiempo posible para generar tantas visitas como se pueda.

Anonymous se comunica por medio de las redes sociales como Facebook, Twitter y YouTube. Uno de sus medios es hacer videos en los que explican las operaciones, denuncian o convocan a manifestaciones. En los videos usan un lector digital para tener una voz estándar y aparece una persona con la máscara simulando un noticiero.

Sin embargo la facilidad para crear sus mensajes y trasmitirlos ha resultado en fraudes que manchan el nombre de los activistas. El caso más famoso es el de la polémica Operación Facebook, en la que supuestamente iban a cerrar la popular red social el 5 de noviembre de 2011, haciendo relación a la fecha de la captura del reconocido conspirador inglés Guy Fawkes, arrestado el mismo día de 1605.

En estos casos, explica Wolfgon Kants, investigan al implicado y le proporcionan el castigo adecuado, mas no hablan de cómo son esos castigos.

Trasfondo del movimiento

El nombre Anonymous representa la parte más importante del movimiento que es el anonimato. Ellos no solo usan el anonimato como medio de protección para los miembros activos, lo usan porque ellos no representan una sola persona, sino un ideal.

Como ídolo tienen a Guy Fawkes, un conspirador inglés del siglo XVII, que planeaba asesinar al rey Jaime I de Inglaterra, su familia y toda la Cámara de los Lores al explotar el Parlamento durante la Apertura de Estado, llenando las bases del edificio con explosivos.

Fawkes es un exponente de la rebelión. Cuando fue capturado el 5 de noviembre de 1605, el mismo día del atentado, se negó a revelar los nombres de sus compañeros a pesar de que eso lo llevó a la muerte.

A partir de este hecho se celebra en el Reino Unido La noche de Guy Fawkes o La noche de la hoguera, cuando con una noche llena de fuegos artificiales celebran el fracaso del atentado de este personaje.

También a partir de su historia Alan Moore y David Lloyd crean la novela gráfica V de venganza, hecha película en el 2005, en la que en un futuro distópico en una Gran Bretaña fascista, un anarquista bajo el nombre de “V”, invita a la población a rebelarse contra su gobierno. En esta novela crean la máscara de Guy Fawkes, que utilizan los miembros de Anonymous.

De la pantalla a las calles

Aunque su lucha es más bien cibernética, Anonymous también lleva sus protestas a las calles. El Marzo Negro es la manifestación más grande que han realizado, porque fue a nivel mundial y abarcó Internet, la sociedad, la economía y la política. Pero este no es el único caso en que Anonymous ha trasgredido los límites del computador.

En las protestas estudiantiles del 2011, en las que se luchó por bajar el proyecto de la reforma de la Ley 30, Anonymous fue aliado incondicional de los estudiantes. Por un lado hubo una presencia constante de Anonymous en las marchas estudiantiles y por otro en sus redes sociales siempre promocionaron las marchas, reuniones y resultados, además de ser ellos mismo un motor para mover a más gente y apoyar a los estudiantes.

De igual manera los estudiantes los acogieron como parte de su movimiento y en las marchas se vieron personas portando sus máscaras y panfletos relacionados con Anonymous.

¿Y el día de mañana?

“Yo creo que estamos al frente de la primera guerra cibernética”, afirma Wolfgan Kants, “el momento de ahora es la organización de un ciberejército”. El detonante no será el cierre de Megaupload, tampoco la encarcelación de los miembros de Anonymous; tampoco empezará así el Marzo Negro tenga éxito. Esta guerra es una promesa a futuro, un arroz en bajo. “En Internet las balas no nos matan, los golpes no nos duelen. Acá somos más poderosos que ellos y tenemos al pueblo de nuestro lado,  Internet es el poder. En esta lucha serán los que no son escuchados, serán los oprimidos del mundo que somos mayoría”.

Es totalmente evidente el poder que tiene  Internet, en especial cuando cae en manos astutas que  saben cómo manejar masas. Además de Anonymous, los ejemplos sobran: las revoluciones árabes, las manifestaciones estudiantiles del año pasado y el más actual video de Kony 2012 son muestras de la fuerza que tiene la web  y del lado en el que se encuentra.

Esta guerra tiene dos lados definidos, pero son dos lados que se expanden a nivel mundial. La guerra digital es diferente al resto de guerras de orden mundial que han ocurrido en la historia, a diferencia del pasado no es entre un país y otro, entre un gobernante y otro. Ya no hay un César que mande a Roma, un Hilter y su movimiento nazi o una la tediosa guerra entre el socialismo y el capitalismo. Ahora son las personas de todo  el mundo contra los gobiernos.

Se busca un Internet justo. Y como la web es lo más cercano que se ha experimentado a la libertad en mucho tiempo, no piensan rendirse así como así.

Se avecina una guerra y ambos bandos se están armando. ¿Qué  tiene que pasar que sirva de detonante y se inicie la guerra digital? El problema ahora no es definir los motores, sino prevenir los resultados. ¿Y  después qué?

Geografía sonora: La magia ibérica del flamenco

Nuestro próximo destino nos lleva a España, donde tiene sus raíces el flamenco, un género musical que aparece en el siglo XVII, y que tiene influencia judía, africana y árabe. Es un conjunto de cantos y bailes españoles, que representan una importante manifestación cultural del país. En este microprograma, estarán Alex Restrepo, guitarrista de flamenco y Diana Murillo, cantante y bailarina del género.

[soundcloud id=’59761886′]

Geografía sonora: Música andina, la raíz de la identidad latinoamericana

Es un recorrido por los ritmos musicales, a través de una serie de programas sobre las tendencias musicales del mundo. Y es que existen tantas músicas populares tradicionales como modos de vida. La música refleja la cultura de la sociedad que la produce. Esta serie despertará en ustedes, el interés por los géneros sonoros que no son muy difundidos comercialmente, por eso, en cada microprograma, les contaremos sobre su procedencia, su evolución y su historia.

Para abrir el telón, iniciemos con la música andina. ¿Alguna vez se ha preguntado, qué sabe usted de este género? Se caracteriza por la utilización de instrumentos como la zampoña, la quena, el charango y el bombo. Tiene raíces en los rituales, muy practicados por los Incas. El grupo colombiano Suramérica, es uno de lo más importantes de la música andina. Si usted quiere saber más de este género, escuche el primer microprograma de De La Urbe Radio: Geografía Sonora: un camino a través del relieve musical del mundo.

En el próximo programa, hablaremos de la magia del jazz.

[soundcloud id=’59754271′]