Línea 123 Mujer es ‘insuficiente’ para contrarrestar las violencias contra las mujeres en Medellín

Organizaciones civiles y la Secretaría de las Mujeres buscan identificar y corregir las falencias de los programas de atención y protección de las mujeres víctimas de violencia como la línea 123 Mujer, en medio de un creciente índice de asesinatos contra esta población. Hasta el 31 de agosto de 2017, la ciudad presentó un incremento del 60 por ciento en el número de homicidios cometidos contra mujeres, doce casos más de los veinte reportados en el mismo periodo del año anterior.

Karen Parrado Beltrán*

 

Línea 123 Mujer Medellín Fotografía: blogs.iadb.org

Línea 123 Mujer Medellín
Fotografía: blogs.iadb.org

Pese a que Medellín hace parte del programa Ciudades y espacios públicos seguros para mujeres y niñas de ONU mujeres —desde 2015—, la ciudad ha fallado en la prevención y respuesta ante las formas de violencia contra las mujeres y niñas en el espacio público. No solo el número de homicidios de mujeres ha aumentado, sino que con el recorte presupuestal de $3 mil millones que hizo el alcalde Federico Gutiérrez Zuluaga a la Secretaría de las Mujeres para el periodo 2016-2019, los mecanismos como la línea 123 Mujer se hacen insuficientes para proveer asistencia y protección a las mujeres.

“Las limitaciones hoy son presupuestales y administrativas porque no estamos en las mismas condiciones que el cuatrenio anterior [Anibal Gaviria]”, señala Liyiveth Andrade, profesional universitaria de la Secretaría de las Mujeres de Medellín. Para dicho periodo, 2015-2016, la dependencia contó con $42 mil millones de presupuesto. Según Andrade, los recursos actuales no logran cubrir la totalidad de la problemática en la ciudad, y en contraprestación “la secretaría tiene que acudir a la gestión adicional para poder obtener los recursos suficientes” que le son difíciles de asegurar.

En este esfuerzo, la Secretaría de las Mujeres ha direccionado su gestión económica hacia otras dependencias como la Secretaría de Hacienda y buscado la voluntad política de la administración municipal. Aunque, según Andrade, con la asignación de los recursos del superávit del 2016, anunciado por el alcalde Federico Gutiérrez, no tuvieron “mucho éxito”, y para la Secretaría de las Mujeres “no llegaron recursos adicionales de ese superávit”.

Línea 123 Mujer: un proyecto exitoso pero insuficiente

En la línea 123 Mujer la mujeres de Medellín pueden denunciar emergencias en caso de violencia intrafamiliar, sexual o económica, así como consultas sobre los servicios sociales y procedimientos de atención de la Secretaría de la Mujer de Medellín. Fotografía tomada de: https://colectivomujereslaureles.jimdo.com/noticias/

En la línea 123 Mujer la mujeres de Medellín pueden denunciar emergencias en caso de violencia intrafamiliar, sexual o económica. Esta línea también ofrece consultas sobre los servicios sociales y procedimientos de atención de la Secretaría de la Mujer municipal.
Fotografía: colectivomujereslaureles.jimdo.com

La línea 123 Mujer es un mecanismo de atención y prevención de la Secretaria de las Mujeres, que brinda información, intervención en crisis y atención psicojurídica a las mujeres que llaman al Sistema Integrado de Emergencias y Seguridad de Medellín (SIES). Se trata de un proyecto puesto en marcha en 2013, y que tiene como meta atender a 15 mil mujeres a 2019. “La importancia de la línea es que no solo hace de manera directa acciones para la protección de las mujeres y la atención, sino que además provoca que otras agencias [como la Policía Nacional] se sumen cuando sea necesario”, explica Andrade, profesional de la Secretaría de las Mujeres.

El informe Zoom por los derechos de las mujeres, presentado el 22 de agosto por las corporaciones COMBOS, Convivamos, Amiga Joven, Ruta Pacífica de la Mujeres y la Corporación para la vida Mujeres que Crean, le hace seguimiento a la Línea 123 Mujer junto con otros proyectos del programa “Medellín segura para Mujeres y Niñas” —incluido en el Plan de Desarrollo 2016-2019 “Medellín cuenta con vos”—. El documento denuncia, entre otras cosas, el receso de más de un mes en la atención de la línea 123 Mujer, y el incremento del 25 por ciento de los feminicidios en la ciudad en la ciudad.

Laura Escobar, asistente del programa Mujer, Desarrollo y Democracia de la Corporación para la vida Mujeres que Crean, afirma que uno de los mayores propósitos de la iniciativa es “que la gente realmente conozca que en Medellín las mujeres estamos en riesgo y que es preocupante que aumenten las tasas y la administración no se pronuncie”. En cuanto al proyecto de la línea 123 Mujer asegura que “hay que empezar con que las personas conozcan las rutas de atención” y que la atención brindada en la línea sea “manejada por personas con enfoque de género”.

Además de esto, Escobar señala que “se debería tomar la figura de las vigencias futuras para que los proyectos no paren”, esto con relación al cese de atención de la línea entre el 31 de enero y el 10 de marzo de este año. Ante esta anomalía, la vocera de la Secretaría de las Mujeres advierte un inconveniente con la lógica interna de contratación, “ciertas secretarías no tenemos autonomía contractual y puede que no siempre se sincronicen [con la Secretaría de Suministros y Servicios, a cargo de la contratación desde 2015] los tiempos para que no tengamos que parar”.

Si bien el informe reconoce a la Línea 123 Mujer “como una estrategia enlace para que las mujeres puedan acceder de manera pertinente a la institucionalidad”, también señala como debilidad del proyecto “la insuficiencia de recurso humano para la atención”. Por su parte, Andrade admite que aunque la línea funciona las 24 horas del día “tiene en principio un alcance limitado por la naturaleza del servicio que se presta”, puesto que una de las limitaciones que enfrentan las psicólogas y abogadas a cargo de las llamadas es que no pueden actuar de manera unilateral, “estamos en el campo del respeto de la autonomía de las mujeres y del acompañamiento para la generación de capacidades pero llegamos hasta donde ellas quieran ir”, aclara la profesional de la Secretaría de las Mujeres.

Los homicidios: ¿una posible crisis humanitaria?

De acuerdo a datos suministrados por la Comisión primera del Consejo de Seguridad Pública para las Mujeres, en Medellín se han registrado 14 casos de presuntos feminicidios hasta julio de 2017. Esta cifra, más la tendencia al alza de los homicidios contra mujeres, ha desatado una fuerte preocupación en las entidades y colectivos de mujeres interesadas en frenar esta problemática.

“Se requiere de un análisis más profundo […]de ciudad, de la conflictividad, de otros contextos de vulneración de mujeres que no son hoy el centro del debate, pero que son igualmente importantes porque allá es donde está ocurriendo”, afirma Andrade. Este panorama suscitó la ejecución del informe Zoom en marzo de este año para “hacerle seguimiento a los compromisos que adquiere la administración con las mujeres en la ciudad”, y del cual ya se están socializando los resultados entre los concejales de la ciudad.

Con el fin de poner en la agenda de la ciudad esta problemática, varias organizaciones civiles de mujeres han programado una comisión accidental para el catorce de septiembre en el Concejo de Medellín. “Como movimiento social de mujeres tenemos que seguir con el control social, haciendo veeduría e incidencia para que el presupuesto de las mujeres aumente y para que estos proyectos se desarrollen con enfoque de género”, concluye la vocera de la Corporación para la vida Mujeres que Crean.

*Estudiante de Taller de medios 1
Periodista De la Urbe