Medellín ya tiene su propio relato

Luego de dos años de investigación, el Centro Nacional de Memoria Histórica y la Corporación Región presentaron el informe “Medellín: memorias de una guerra urbana”, relato colectivo construido a partir de la memoria de las víctimas del conflicto armado.

MedellínBY

El pasado jueves 14 de septiembre se presentó en el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia el informe Medellín: memorias de una guerra urbana, un relato colectivo en el que se describe el conflicto armado que vivió la ciudad entre 1980 y 2014, a partir de la memoria de las víctimas y de la población de Medellín.

“Este texto nos introduce en el túnel por el cual discurrió la ciudad, pero nos lleva también al otro lado, en donde la ciudad vuelve a lucir sus colores de primavera. El informe es un acto de reconocimiento, pero es también una empresa de dignificación porque si Medellín ha logrado superar ese estigma y se ha fortalecido como una ciudad resistente, lo ha sido a través de sus redes solidarias y el trabajo de sus líderes sociales creativos. Es nuestra deuda con tanta dignidad atropellada a reconocer las luchas silenciosas”, afirmó Gonzalo Sánchez Gómez, director general del Centro Nacional de Memoria Histórica.

La investigación —que inició en julio de 2015— estuvo liderada por el Centro Nacional de Memoria Histórica, la Corporación Región y el Ministerio del Interior; y contó con la participación de la Universidad de Antioquia, la Universidad Eafit y la Alcaldía de Medellín.

Medellín: memorias de una guerra urbana hace parte de una serie de cerca de cien publicaciones “que resultan fundamentales en la actual coyuntura de transición al posconflicto y de reconciliación nacional”, que además de identificar los porqués de la guerra, pretende honrar la memoria de las víctimas a través de distintas voces.

“Quisimos hacer un relato lo más plural posible. La población víctima comparte una experiencia de subyugación, de dominio, de sufrimiento; pero esto no la hace una población homogénea, ni en sus intereses, ni el sentido que dan a sus experiencias, ni tampoco en las expectativas de reparación. Nuestra apuesta fue crear un espacio metodológico y ético para que estas distintas voces y sentidos tuvieran lugar”, dijo Martha Villa, directora de la Corporación Región y relatora del informe. En Medellín: memorias de una guerra urbana se identifican cuatro periodos del conflicto armado: el primero va de 1965 a 1981, en el que se mencionan los factores que detonan el conflicto en la ciudad. El segundo, que va de 1982 a 1994, es un despliegue de la violencia ocasionada por el Cartel de Medellín. El tercero se presenta entre 1995 y 2005 y describe la expansión de los paramilitares y las guerrillas rurales en la ciudad. Y finalmente, el último periodo es el declive de las guerrillas y los paramilitares entre 2006 y 2014.

Esta historia del conflicto armado es presentada en el informe a través de cinco capítulos: Medellín: desorden, tragedia e institucionalización; Trayectoria de los actores del conflicto armado en Medellín; Modalidades y repertorios de violencias; Una ciudad herida: daños, pérdidas y transformaciones y Memorias de resistencia y sobrevivencia.

Medellín, la segunda ciudad más grande de Colombia, es el espacio en donde convergieron diversos actores del conflicto armado colombiano desde la década de los 80. Según cifras del Registro Único de Víctimas, en la ciudad hay 437.580 personas registradas, de las cuales 410.765 son víctimas del conflicto armado y 26.815 son víctimas incluidas en cumplimiento de la Sentencia C280 y Auto 119 de 2013, bajo la cual se incluyen en las reparaciones a los afectados por las llamadas Bacrim, o bandas criminales emergentes.