Padre Javier Giraldo denuncia ‘expansión paramilitar’ en San José de Apartadó

En diálogo con De la Urbe, este sacerdote e investigador denuncia que este grupo se ha consolidado en los últimos meses ante la salida de las Farc del territorio.

Juan Arturo Gómez*
Sacerdote jesuita Javier Giraldo Moreno. Foto: Juan Arturo Gómez

Sacerdote jesuita Javier Giraldo Moreno. Foto: Juan Arturo Gómez

“La paz no es cambiar un actor armado por otro”. Esta frase, del sacerdote jesuita Javier Giraldo Moreno, resume la realidad actual de San José de Apartadó. En entrevista para De la Urbe, el clérigo, quien como investigador del Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep), recopiló la historia de esta comunidad en el libro Fusil o toga toga y fusil (pdf), denuncia la presencia de paramilitares en zona rural del municipio de Apartadó, en el Urabá antioqueño.

El hecho más reciente sucedió el 14 de abril de 2017, cuando 30 hombres armados irrumpieron en la vereda Mulatos Medio, en medio de la procesión de Viernes Santo. La comunidad también denunció que a finales de enero una adolescente de 13 años fue violada en el vereda La Hoz del corregimiento San José de Apartadó.

Según el padre Giraldo, en los últimos cinco meses los paramilitares han consolidado su presencia en un extenso territorio, entre los municipios de Apartadó, Turbo, y Carepa, en Antioquia; y Tierralta, en Córdoba. Según él, alrededor de 500 hombres pertenecientes al grupo que se hace llamar Autodefensas Gaitanistas de Colombia patrullan de forma constate la región.

Según el padre Giraldo, los paramilitares no solo hacen presencia armada, también construyeron una vía que va desde la vereda Rodoxali, en Apartadó, hasta Nueva Antioquia, Turbo. Al sacerdote le llama la atención el desconocimiento por parte de las autoridades sobre esta carretera.

De acuerdo con el jesuita, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia han estado en la región durante muchos años y solo han cambiado de nombre. Dice que en los últimos meses, ante la salida de las Farc del territorio, se han consolidado y no ha habido una respuesta contundente por parte del Estado. Agrega que esta circunstancia afecta a más de 400 campesinos que viven de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y sus Aldeas de Paz.

El sacerdote invita a la gente de Urabá a ser consecuente con la paz, sin admitir ningún actor armado.

*Practicante de De la Urbe en la región de Urabá