Un siglo después, los Chicago Cubs ganan la Serie Mundial de béisbol

Después de 108 años, los Chicago Cubs ganaron una serie mundial, acabando con la maldición de la cabra. El evento rompió distintos récords de rating en televisión y redes sociales.

Por Andrés Viveros
a.ndresviveros7@gmail.com; @andresviveros07
Chicago Cubs campeones #WorldSeries 2016. Foto: El País España

Chicago Cubs campeones #WorldSeries 2016.
Foto: El País España

Pasaron 71 años para que Los Cubs de Chicago llegaran a una gran final del béisbol norteamericano y 108 para que volvieran a ganarla. Desde 1908 sus aficionados no habían visto a su equipo salir campeón y sufrían decepción tras decepción en el deporte más popular en tierras estadounidenses. Esto no se compara con el pasado de su escuadra:  entre 1907 y 1945 (última vez que disputaron una final) los Cubs ganaron 10 títulos de división y 2 Series Mundiales.

‘El equipo maldito’ de la Major League Baseball, como se lo conoce por la leyenda urbana de la cabra Murphy, cortó esa racha negativa este 2 de noviembre al superar a los Cleveland Indians de manera consecutiva en los últimos tres partidos de la Serie Mundial. Este último de visitante, en el Estadio Progressive Field de Cleveland, y después de ir perdiendo por 1-3. Al final, el global terminó 4-3 a favor de los ‘Cachorros’ (su nombre en español) y el festejo de toda Chicago, que no disfrutaba de una victoria deportiva hacía años, no se hizo esperar.

La maldición de la cabra

Tomada de: http://bit.ly/2fJZOFB

Tomada de: http://bit.ly/2fJZOFB

El episodio que terminó con un supuesto maleficio para los Chicago Cubs ocurrió el 6 de octubre de 1945, cuando el equipo se disponía a recibir a los Detroit Tigers, en el Wrigley Field Stadium en el cuarto partido de la Serie Mundial, que ganaba 2 a 1.

Ese día, un inmigrante griego llamado Billy Sianis, dueño de una taberna de nombre ‘Billy’s Goat’, llegó al estadio acompañado por su cabra Murphy, a la que consideraba como un amuleto de buena suerte. Tenía dos entradas, una para la cabra.

Ya adentro del estadio, el público empezó a quejarse por el mal olor de la cabra. Philip K. Wrigley, dueño del equipo, obligó a Billy Sianis a salir del lugar con su animal. “Los Cubs no ganarán nunca más, nunca ganarán la Serie Mundial hasta que no permitan la entrada de la cabra”, gritó enojado Billy a manera de maldición. Los Cachorros perdieron la final ante los Tigres de Detroit y Sianis le envió una carta al directivo que lo había expulsado. “¿Y ahora quién apesta?”, decía el mensaje.

A partir de ese momento, la novena de Chicago no volvió ni siquiera a clasificar a una Serie Mundial, hasta el 22 de octubre de este año, cuando eliminaron a los Dodgers de Los Ángeles en la National League. ”Let the goat in” (dejen entrar a la cabra), era el cántico popular de los fanáticos de los Cubs que se había escuchado por años.

Llegó el día

Fieles a su historia, el triunfo de los Chicago Cubs fue sufrido. Y es que al haber empatado una serie que perdían por 2 partidos de diferencia, se le sumó el hecho de que el último juego casi se les escapa luego de estar por encima hasta la octava entrada. Cuatro horas, interrumpidas por media hora de lluvia, que hacía más angustiante el desenlace, duraron las 10 entradas del último juego de la temporada, que tuvo un resultado de 8 a 7 para el equipo de Chicago, que además tuvo a Ben Zobrist como el jugador más valioso de la Serie Mundial. Se convirtió en el primer jugador de los Cachorros en obtener el premio desde 1955, cuando se creó la distinción.

Según Fox Sports Press Pass, el último juego de la Serie Mundial tuvo un rating de 25,2%, el más alto para un séptimo juego desde la gran final de 2001 entre los Arizona Diamondbacks y los New York Yankees. Además, esta calificación fue 66% mayor que el mismo juego de 2014 que enfrentó a los San Francisco Giants y los Kansas City Royals.

La Serie Mundial de 2016 generó 10,5 millones de tuits referentes al último juego, la mayor cifra de cualquier partido del béisbol norteamericano en la historia. Estos fueron algunos de los trinos más destacados de la victoria de los Chicago Cubs, luego de 108 años.