Ciberperiodismo en Colombia: 20 años de recorrido

En 1996, el periodismo en Colombia trascendió de lo impreso a lo digital. Los primeros medios que incursionaron en la web fueron El Tiempo, El Espectador y RCN Radio.

Por Diego Quiceno, Sergio Castrillön, Alejandra Carmona y Danny Correa
Imagen tomada de la portada del estudio "Ciberperiodismo en Iberoamérica".

Imagen tomada de la portada del estudio “Ciberperiodismo en Iberoamérica”.

El Tiempo fue el primer gran diario colombiano en llegar a la web. Habían transcurrido veintidós días de 1996 cuando lanzaron su primer contenido digital, pensado, en principio, para los colombianos que vivían en el exterior. Esas notas iniciales tuvieron grandes resultados: en dos meses, 87.000 personas habían ‘leído’ el periódico desde diferentes partes del mundo.

A El Tiempo le siguieron El Espectador  y RCN Radio. En agosto de 1996, mientras en Colombia tres medios contaban con versiones web, en el mundo había más de 1500 periódicos y revistas online, de los cuales más de la mitad eran norteamericanos y 300 europeos, según el estudio Ciberperiodismo en Iberoamérica.

En Colombia, la casa editorial El Tiempo tomó la delantera y se convirtió en un referente de innovación periodística. De manera paralela al crecimiento de la cantidad de colombianos conectados a internet, esta casa editorial  inició un proceso de capacitación para los periodistas. Por eso, cuando la alianza con Terra Networks (que administraba los contenidos web de cuatro medios impresos desde el 2000, incluido El Tiempo) caducó en 2005, el medio continuó su camino de transformación y evolución.

En 2013, siguiendo la movida de diarios como The New York Times, The Guardian y La Nación, El Tiempo comenzó a formar un equipo multidisciplinar enfocado en el tratamiento de datos pionero en Colombia. Según Ginna Morelo, jefe de la Unidad de Datos de El Tiempo, el objetivo es investigar temas en profundidad a partir de bases de datos públicas o privadas.

Este ejercicio periodístico, realizado por ingenieros, desarrolladores, diseñadores, analistas de datos y, por supuesto, periodistas, es diferente del volcado de los contenidos del impreso porque requiere el desarrollo de varios pasos: planteamiento del tema, exploración de datos, limpieza y análisis de esos datos, valoración de las historias que se extraen del análisis y finalmente la producción pensada a raíz del contenido interactivo.

La calidad, de la mano con las audiencias

La calidad está fuertemente ligada a la audiencia. Si hay mayor entendimiento entre ambas partes habrá mejor periodismo en internet. Por eso, Ginna Morelo afirma que el principal reto del periodismo web colombiano es crecer a la par de las audiencias. “Para mí las características principales del periodismo digital de calidad son: la actualización permanente, ya que este es un oficio en el que nunca se termina de aprender, y la otra es avanzar sin miedo al cambio porque lo que hoy parece ser lo último mañana pasa a un segundo lugar”. Morelo agrega que “hay que darse tiempo con las audiencias, interactuar mucho con ellas, permitir que ellas te dirijan el panorama de lo que les gusta”.

Pese al avance del periodismo colombiano en internet, Morelo cree que no es propicio compararlo con los avances de otros medios en mundo, como los norteamericanos o los europeos. “No debemos compararnos en el sentido de exploración de herramientas y ejercicios novedosos porque no todas las audiencias son iguales entre una región u otra. Entonces hay que seguir avanzando junto con las audiencias, escuchándolas, haciéndolas partícipes del proceso y aceptando la retroalimentación que nos proponen; para, a partir de allí, dar pasos”.

El Mundo en el ciberespacio

Después de 44 años en los que en Antioquia no se fundó ningún diario, el 20 de abril de 1979 comenzó a circular El Mundo.  Su origen fue el deseo de un grupo de empresarios y periodistas paisas de proponer, en el seno de una sociedad conservadora, una opción para informarse que se acercara a los pensamientos liberales de la época.

A partir de ese día, El Mundo se ha afincado en la cultura antioqueña. Ha sido merecedor de diversos reconocimientos por su calidad periodística y por su empeño en apoyar o emprender procesos de innovación: fue el primer diario en Colombia en realizar una transmisión electrónica de material informativo durante el reinado de belleza de 1980, y el primero en publicar una sección dominical dedicada al análisis y los temas de profundidad.

Los retos han cambiado debido, entre otras razones, a los nuevos hábitos de consumo de los lectores. En el 2013, ocho de cada diez colombianos se conectaban a la red, y dentro de las 10 actividades que más realizaban, según Ramón Salaverría en Ciberperiodismo en Iberoamérica, se encontraba leer revistas o periódicos virtuales (36,4% de los encuestados dijeron hacerlo).

Por ello, la competencia en ventas de impresos que se llevaba a cabo en los kioscos de la antigua Medellín, los gritos de los vendedores anunciando la llegada de la edición del día de El Colombiano y El Mundo, de El Tiempo y El Espectador, han dado paso a la era del clic y el smartphone. Las personas han hecho a un lado el papel, provocando graves crisis económicas en los medios.  El Mundo no fue ajeno al desafío y en el año 2000 llegó a la Red.

Hace aproximadamente dos años el área digital del diario comenzó un proceso que busca generar cambios en la estrategia que hasta ahora se ha utilizado. Actualmente se trabaja en la creación de un manual de estilo que defina con claridad el lenguaje digital al que le apostarán, y aunque no hay una fecha definida, la página web se reinventará buscando aprovechar en mayor medida la imagen y el video. Los periodistas y editores de los dos turnos, además, se están formando en la fotografía, la edición y diagramación para aportar sus conocimientos.

Treinta y siete años después de su fundación, el periódico El Mundo proyecta su futuro con los ojos puestos en las nuevas tecnologías, en la red. Su historia es en parte la historia del periodismo en Antioquia. Los retos y objetivos para mantenerse vigentes en un mundo cada vez más volátil y rápido son el mayor desafío al que el periódico se enfrenta, pero los alicientes son igual de grandes y esperanzadores. La idea, expresan todos en los pasillos del diario, es seguir llegando a las casas antioqueñas con una propuesta periodística de calidad y a la vanguardia.

Las rutinas web de El Mundo
De la Urbe habló con Tatiana Rojas, editora en jefe de la redacción digital de El Mundo, sobre la labor digital en este medio antioqueño.¿Cuál es la estrategia digital de El Mundo?El periódico El Mundo es “Educar mientras se informa”. Esa es la apuesta educativa que hace el periódico por convertir el texto noticioso en un texto escolar en el aula de clase. En ese orden de ideas todos los productos que hace el periódico están enfocados en Educar mientras se informa. Nuestra parte digital está enfocada a reproducir los contenidos del periódico impreso y los contenidos escolares que se hacen en las instituciones en ese marco. Nosotros tenemos una sala de redacción y adjunto tenemos el departamento digital. La primera hace noticias para el impreso que son reproducidas para la web; a cada una de esas noticias se les diferencia en la red con un hashtag y con estrategias de promoción en nuestras redes sociales.

¿Cómo está conformada el área digital? ¿Cuántas personas trabajan en ella?

En el momento trabajamos cinco personas en dos turnos. Esos periodistas están dedicados a reproducir noticias. La idea es que en la web salen las noticias en caliente, el hecho noticioso, lo que está pasando, pero ya en el impreso se amplía. Nosotros en la red hacemos más el género noticia, y
en el impreso le dedicamos a otros géneros como la crónica y el informe. Tratamos de utilizar un lenguaje en la red que sea corto, claro. Eso lo hacen
dos personas. Adicional tenemos un diseñador gráfico que nos ayuda con lo audiovisual y a montar,todo a la red.

¿Cuál es su estrategia en redes sociales?

En las redes sociales tenemos contenidos diferenciales. En Facebook nos encargamos de darle gusto a nuestros seguidores. Por ejemplo, Facebook nos dice que a la mayoría de nuestros usuarios les gustan los temas de motor, entonces hay una sección en el periódico que sale todos los sábados que está dedicada a eso. Nuestros contenidos buscan consentir a las personas que nos siguen en la fanpage. Todos los contenidos se replican en nuestras redes sociales, con el lenguaje propio de la red. Tenemos una etiqueta con la que estamos generando comunidad, que es #TuMundo, entonces, por ejemplo, “¿Estás viendo el partido de la Selección Colombia con Argentina? Comparte tus opiniones en #TuMundo”.

 

“Los medios tradicionales ya no son los únicos que deciden qué informar, cuándo y dónde”

Jorge Iván Bonilla, profesor de la Universidad Eafit, quien estuvo en la Universidad de Antioquia el 25 de agosto en la lección inaugural del Pregrado en Periodismo “Pensar la democracia, repensar la libertad de expresión y reconsiderar el periodismo en Colombia” habló con De la Urbe sobre algunos de los cambios que ha habido en estos 20 años de Ciberperiodismo en el país.

Para Bonilla, la transformación del periodismo y su evolución a lo digital tiene aspectos positivos y negativos. “Los cambios que han ocurrido son dos: uno es que hay una mayor descentralización de la información, los medios tradicionales ya no son los únicos que deciden qué informar, cuándo y dónde. Al periodismo tradicional le ha salido otro competidor como las organizaciones sociales que hacen de la información un asunto fundamental de su relación con la sociedad”.

Además, precisa que los medios digitales han profundizado una tendencia que es el periodismo de nicho, es decir, esa idea de que los medios son para muchas audiencias que se han ido reconfigurando dado que cada vez aparecen más dinámicas informativas que se convierten en una oportunidad y en un reto para los profesionales de la información. “El modelo de negocio del periodismo tal y como lo conocemos está casi en crisis y en este caso hay que pensar en un periodismo de nicho que supla esas necesidades. Ese es el reto de los periodistas digitales, se necesita innovación y creatividad. El periodismo digital es una posibilidad para las nuevas generaciones de periodistas”.

La activa participación de los periodistas y medios de comunicación en las redes, ha abierto espacios de diálogo entre los profesionales de la información y sus audiencias, al mismo tiempo representan un reto para la precisión y el balance informativo. El internet ha permitido que muchas más personas difundan sus ideas. Bonilla no duda que haya una mayor cantidad de voces pero eso no significa que sean mejores, más pluralistas o democráticas. Pues también hay mayores riesgos porque puede haber lo que él llama “información basura”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *