Día Mundial del Reciclaje: ¿cómo va Colombia?

Solo el 17% del residuo en Colombia es reciclado. Hoy, tras la nueva legislación (Decreto 596), se espera que el modelo cambie y esta cifra aumente.

Por Laura Cardona y Andrea Orejarena Tamayo

El 17 de mayo se conmemora el Día Mundial del Reciclaje. En el mundo, las acciones para disminuir el daño ambiental se consolidan y hay nuevas políticas que ayudan a esta causa. En el caso de Colombia, está el Decreto 596 del 11 de abril del 2016, que permitirá un proceso de modernización del sistema de reciclaje en el país.

Desde 1993 la normativa del país en torno al reciclaje se ha ido consolidando. Así se observa en esta cronología.

Normas creadas en Colombia desde 1993

Con esta nueva reglamentación, el aprovechamiento del material reciclable será complementario al servicio público de aseo. Según la Ley, el nuevo sistema de reciclaje “comprende la recolección de residuos aprovechables separados en la fuente por los usuarios, el transporte selectivo hasta la estación de clasificación y aprovechamiento o hasta la planta de aprovechamiento, así como su clasificación y pesaje”.

Los encargados de estas funciones serán “las personas que se organicen conforme al artículo 15 de la Ley 142 de 1994 y están sujetas a la inspección, vigilancia y control de la Superintendencia de Servicios públicos”. Es decir, cualquier persona (natural o jurídica) o empresa que pueda prestar servicios públicos.

El reciclaje está en la informalidad

A pesar de la nueva ley, el cambio de modelo necesita de tiempo para aplicarse. Según Empresas Varias de Medellín E.S.P, el reciclaje y todos los datos sobre este han estado en la informalidad, por tanto hoy es imposible saber con exactitud cuánto se recicla en Medellín y cuánto material es desaprovechado ecológica y económicamente.

La recolección de residuos ha quedado por años en manos de los recicladores informales. Ellos van casa por casa, recolectando lo que después venderán en centros de acopios, donde se acumula el material y después se vende por toneladas a las empresas que transforman los elementos. Según  expone la Alcaldía de Medellín, en la presentación Avances y modelo de aprovechamiento de residuos reciclables en Medellín, hasta el 2014 había 3.662 recicladores en la ciudad y solo 1.700 estaban agremiados.

El reciclaje empieza en los hogares cuando se separan los desechos orgánicos del plástico, del cartón y del papel. Todo este material termina en las aceras de las casas o en el lugar destinado para su recolección, donde inicia el trabajo del reciclador. Pero aquí aparece un problema de este modelo de recolección informal: los recicladores no pueden llegar a todos los hogares de la ciudad.

Empresas Varias es la encargada de la recolección de residuos en Medellín. Pasan de dos a tres veces en el sector residencial y de tres a 21 veces en el sector industrial. Su labor es transportar la basura de la ciudad hacia el relleno sanitario de La Pradera, en el municipio de Don Matías. Pero esta empresa no tiene entre sus funciones el reciclaje.

La basura que sacan en cada hogar, se supone, debe ser seleccionada y transportada por el reciclador. Pero, al no tener alcance en toda la ciudad ni suficientes herramientas (el 76% usan la carreta como transporte), no puede recolectar todos los residuos. Por tanto es el carro de Empresas Varias el encargado de llevarse todos los residuos, reciclables o no, hacia el relleno sanitario.

En total son 1.550 las toneladas de basura que Empresas Varias transporta diariamente de Medellín y algunos corregimientos aledaños. Basura que está compuesta por desechos y materiales que demoran días, meses y millones de años en biodegradarse y que, además, producen graves daños para la salud, pues generan líquidos lixiviados y gas metano.

¿Cuánto tarda un producto en descomponerse?
Despliegue para ver infografía

Infografía

Reciclaje: un negocio lucrativo

En Medellín no hay una empresa que asegure el reciclaje de materiales casa por casa. Hay corporaciones que reúnen a recicladores, los uniforma y les da rutas de trabajo, pero esto sigue siendo insuficiente para minimizar el golpe ambiental. Por ejemplo, Recimed, Cooperativa Multiactiva de Recicladores de Medellín, es una empresa incentivada por la Secretaría de Medio Ambiente y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá. Hoy cuenta con 700 recicladores y nueve centros de acopio en la ciudad.

Estas corporaciones de recicladores tienen su foco de acción en el sector residencial de la ciudad (aunque también tiene contacto con el sector industrial).  Pero, en el sector industrial, es la empresa privada la que se caracteriza por la intermediación entre los desechos y las empresas transformadoras de material reciclable.

EcoPlanet, por ejemplo, es una compañía que se dedica a la compra y venta de reciclaje. Esta le compra material a una empresa, la acumula, clasifica y pesa, para después venderla a empresas transformadoras, es decir, el negocio se realiza dentro del sector industrial.

“EcoPlanet hace el proceso de selección y vende los residuos como materia prima, la empresa que los compra le da una disposición final diferente”, explica la comunicadora de la firma. Por ejemplo, si se compran toneladas de papel se pueden  fabricar servilletas, toallas higiénicas, papel higiénico, entre otros. Cada empresa le da diferentes usos a las materias primas que compra.

La corporación no tiene una ruta específica para recolectar el material. No va de puerta en puerta buscando reciclaje, sino que tiene clientes fijos y bajo contrato: “Nosotros pagamos por cualquier material que la empresa tenga: cartón, papel, plástico, chatarra, vidrio, cobre, hierro; pero lo que más vendemos es el cartón (100 y 200 pesos c/u) y el papel”, asegura la comunicadora.

En Colombia anualmente se generan, según El Ministerio de Medio Ambiente, 11.6 millones de toneladas de basura por año y de ellas solo el 17% se aprovecha. Es una cantidad ínfima comparada con la de otros países que reciclan hasta el 99% de su basura (caso Holanda, según el informe “Colombia entierra millones de pesos por no reciclar” de  El Colombiano).

En Medellín se mueven alrededor de 28 mil millones de pesos al año, según Luis Aníbal Sepúlveda, director de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (Acodal),. La mala distribución en el proceso de recolección y la falta de conciencia de la ciudadanía al no separar las basuras desde el hogar, conlleva a enterrar millones de pesos que contaminan el ambiente.

Aunque el hombre se ve afectado por las consecuencias ambientales que trae la contaminación y es consciente de los cambios, continúa generando basura sin darle un uso efectivo. Se espera que con esta nueva legislación el Estado administre efectivamente la cantidad de residuos aprovechables, teniendo en cuenta la economía como un norte para incentivar el reciclaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *