La fiesta del fútbol se vuelve a vivir en Medellín

Desde el 14 de julio de 2014, el clásico paisa no contaba con la presencia de las dos hinchadas de la ciudad en el Atanasio Girardot. Este 20 de marzo el escenario deportivo se vuelve a pintar con los dos colores.

Rueda de prensa Atanasio Girardot

El Alcalde de Medellín, junto a los directivos de Nacional y DIM, Concejales de Medellín y representantes de las barras.

 

En la mañana del 3 de marzo, en la tribuna oriental del Atanasio Girardot, se anunció oficialmente lo que Federico Gutiérrez había prometido cuando era candidato a la Alcaldía de Medellín: El partido entre Atlético Nacional y Deportivo Independiente Medellín, el clásico paisa, vuelve a tener la presencia de las dos hinchadas de la ciudad en el mismo escenario.

Debido a los problemas de orden público, violencia en las calles e incluso agresiones dentro del máximo escenario deportivo de los antioqueños, la Mesa de Convivencia había escogido el ‘camino fácil’ y vetó la entrada de las dos hinchadas a este tipo de encuentros. La decisión no cayó muy bien: hinchas, directivos, jugadores profesionales y aficionados en general no creyeron que esta era un solución real a un problema social que trasciende el fútbol.

Bajo la premisa de “más que 90 minutos de juego, el fútbol es un compromiso de todos”, el Alcalde presentó la propuesta de convivencia y paz y se mostró muy contento de poder contribuir a la cultura del fútbol en Medellín, donde no se vivía un clásico con los colores verde y rojo desde el 14 de julio de 2014, cuando el DIM se llevó la victoria con marcador de 1-0.

“Pocas veces encontramos oportunidades como estas y acá hay dos clubes y dos presidentes totalmente comprometidos. Yo quiero valorar el esfuerzo que ellos vienen haciendo desde meses pasados, con ejercicios importantes con los que han dado un ejemplo. Hay un compromiso grande y estoy seguro que esto va a ser tomado como un modelo a nivel nacional”, expresó Federico Gutiérrez. Dejó claro que asume la responsabilidad después de que la Administración pasada había decidido prohibir el ingreso de la hinchada que hiciera las veces de visitante en el derby antioqueño.

Desde el 6 de enero de este año, pocos días después de posesionarse en su cargo, Gutiérrez ha trabajado incansablemente por cumplir su máxima propuesta en el campo deportivo, que incluye el trabajo social y la cultura ciudadana. Para él, lo que pasa dentro del estadio es el reflejo de lo que sucede en la sociedad.

El Alcalde, el Concejo de Medellín y los líderes de las barras populares (Los Del Sur y Rexixtencia Norte) se han mostrado dispuestos a ‘cambiar el chip’ y demostrar que la convivencia es posible. “Lo más fácil sería no haber hecho nada, dejar las cosas como estaban y cerrar tribunas. ¿Por qué pasaba lo que estaba pasando? Porque hay un problema social que hay que resolver, ¿y cómo lo resolvemos? Con los mismo protagonistas”, afirma Federico Gutiérrez.

Por eso, a propósito de este encuentro como un ‘ejercicio cultural’, se han metido a los barrios a socializar esta situación y a sembrar una nueva visión. “El fútbol me dio todo y eso es lo que hay que reflejar”, dice Daniela Maturana, concejal de Medellín. “El fútbol es una oportunidad, un proyecto de vida. Por primera vez se llevó este tema al Concejo porque lo consideramos prioritario, y se llevó antes de que pasara algo, porque normalmente se llevaba cuando sucede algo negativo, y acá lo que quisimos decir es que hay una oportunidad”.

Con campañas desde el estadio y las calles, a través de las redes sociales con el HT #ElFútbolCuentaConmigo, con mensajes de personalidades del fútbol y con tres partidos de fútbol que se realizaron en los barrios Buenos Aires, 12 de octubre y Belén Rincón, en los que participaron los directivos de Nacional y Medellín, el Alcalde y los hinchas de ambos equipos, la propuesta de convivencia y paz en el fútbol se posicionó en la ciudad y espera marcar un precedente este domingo 20 de marzo antes, durante y después del partido que se realizará en el marco de la fecha 10 de la Liga Águila 2016.

Por su parte, Eduardo Silva Meluk, presidente del DIM, y Juan José Zurek, gerente de mercadeo de Atlético Nacional –quien se ha puesto al frente mientras el presidente Juan Carlos De La Cuesta supera un inconveniente de salud- han dejado claro que su compromiso es innegociable y concluyen que no se puede pretender acabar con el otro simplemente por simpatizar con otros colores, además de que para que exista un clásico tienen que existir los dos equipo. “Cuando uno canta, quiere que alguien lo escuche y esto lo vamos a vivir de nuevo, hay que disfrutarlo”, expresó Silva Meluk.

Para jugadores y técnicos de los dos equipos, la noticia aparte de ser positiva para la convivencia, también sirve de aliciente dentro del campo, pues siempre han expresado que el apoyo de su hinchada en partidos como este es fundamental a la hora de buscar una victoria, y han sido enfáticos en aclarar que la rivalidad no puede transgredir los terrenos de juego, por eso también accedieron a la petición del Alcalde de demostrar juego limpio en la cancha, para también ser ejemplo de paz en el fútbol.

 

Por último, el papel de las dos barras populares de la ciudad también ha sido trascendental, pues desde el interior de su organización han entendido que así como en algunos momentos fueron parte del problema, también tienen la obligación de influir en la solución.

Mascotas de Nacional y Medellín. Foto: Acord Antioquia

“No nos gusta mirar hacia atrás para criticar sino para entender de los errores y saber que este es un punto de partida, donde nos la estamos jugando toda y  que junto con Los Del Sur vamos a lograr que venir a un verdadero clásico sea un espectáculo”, dice José Castrillón, representante de la Rexistenxia Norte. Mientras que Felipe Muñoz, uno de los líderes de Los Del Sur, afirma estar contento de que la nueva visión sea para incluirlos a todos, “para vivir una fiesta como debe ser” y demostrar que es posible. “Amamos el fútbol y vamos a hacer todo para defenderlo en paz y convivencia”.

La mesa está servida, el mensaje ha sido claro y la campaña ha resonado en los oídos de toda la ciudad. Desde temprano, este domingo 20 de marzo, el ambiente de clásico se ha vivido en muchos rincones de Medellín y solo queda esperar que las acciones definitivas sean consecuentes a la previa de meses de trabajo. A las 3:15 pm rodará el balón en la cancha del Atanasio Girardot. En la noche se sabrá si el esfuerzo no fue en vano y la ciudad le cumplió al fútbol, pues este deporte cuenta con ella.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *