Algo está cambiando en Cuba: los Rolling Stones en la Habana

La agrupación, que se presentó el 10 de marzo en Bogotá, cerrará su gira latinoamericana en este país centroamericano.

Agrupación Rolling Stones. Imagen tomada de www.rollingstones.com

Por Yeison Sánchez Ríos
ysanchezrios@hotmail.com

Ante el anuncio de que los Rolling Stones, abuelitos ingleses del rock, tocarían por primera vez un escenario en algunos países de Latinoamérica, gran cantidad de sus fans se han vuelto casi locos. En Colombia, por ejemplo, muchos ansiosos de ver el show de Jagger y sus amigos y escuchar sus melodías sesenteras hicieron lo imposible por adquirir una entrada, desde vender sus artículos personales hasta realizar cuantiosos préstamos para verlos lo más cerca posible, además de aquellos que tuvieron que viajar a Bogotá, lugar del concierto.

Hace unas semanas se anunció que los Rolling cerrarán su gira latinoamericana en Cuba, país que este año tuvo la visita del Papa Francisco y que, el 21 de este mes, recibirá al presidente norteamericano Barack Obama. Cuatro días antes, “Sympathy For The Devil” y “Paint It Black” sonarán en el Estadio Iberoamericano de La Habana en el “Concierto por la Amistad”, como ha sido denominado.

Estos hechos hacen parte de una apertura de Cuba hacia gran parte del mundo. Esto no fue posible bajo el mando de Fidel Castro, quien no permitió difundir la música que no estuviera de acuerdo con su gobierno, que lanzara mensajes en contra o que hicieran apología al modelo capitalista. Multó y condenó a quienes la escucharan. Los cubanos que oyeron a los Beatles o a los mismos Rolling Stones tuvieron que esconderse para hacerlo. Muchos de los exiliados y aquellos que residen en distintos lugares de mundo quieren volver a su país natal para el concierto.

No sólo los músicos extranjeros fueron vetados en Cuba desde que la revolución triunfó en 1959. Muchos artistas cubanos fueron exiliados y su música se prohibió en las estaciones de radio de la isla. Celia Cruz salió en 1960 con la Sonora Matancera a México. ‘La guarachera de Cuba’ dejó una huella profunda en los clubes nocturnos y cabarets, que cerraron sus puertas ante la negativa del gobierno de seguir recibiendo extranjeros. Celia nunca regresó y su cantó se apagó en La Habana, en Santiago, en Matanzas. Nunca más visitó a Santos Suárez, el barrio de La Habana donde creció, y ni siquiera pudo ver la tumba de su madre.

En agosto de 2012, distintos medios de comunicación informaron que artistas como Celia Cruz, Paquito D’Rivera, Bebo Valdés y Gloria Estefan, entre otros, volverían a sonar en la radio cubana, debido a que se había levantado el veto que impedía la reproducción y difusión de su música.

Esto significa que la apertura no ha sido sólo con las políticas, la diplomacia y los artistas extranjeros, sino que los propios músicos cubanos sonarán nuevamente en la isla, aunque algunos como Celia Cruz no vivan para escucharlo.

El concierto de los Rolling Stones en La Habana será gratuito para sus asistentes, pero no en términos simbólicos. El país se está transformando política, económica y socialmente. El concierto abre las puertas para que otros artistas vuelvan o pisen por primera vez la tierra de Guillermo Portabales y Compay Segundo, de donde salió el son y el danzón, donde el gobierno de los Castro se ha mantenido durante más de medio siglo.

Que Raúl Castro reciba en su casa a Obama no es simple hospitalidad. Puede significar que la diplomacia entre Cuba y otros países representativos del sistema capitalista se dé con mayor facilidad en años futuros, con negocios comerciales y administrativos. Que suene de nuevo música de quienes se opusieron a Fidel no es simplemente porque se sientan en deuda. Los cubanos que aprecian la música de su tierra tendrán la oportunidad, algunos por primera vez, de escucharlos.

Los Rolling Stones no cambiarán a Cuba, sólo mostrarán lo que allí ya sucede, donde ahora se puede entrar y también se puede negociar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *