El examen de admisión: motivo de la última crisis de la U de A

La prueba se modificó, según el Acuerdo Académico 480, para fortalecer la calidad académica, garantizar la permanencia del estudiante y perfilar mejor la vocación profesional de los aspirantes. ¿Cómo está el panorama de la deserción en la U de A?

Estos estudiantes  presentaron el último examen de admisión a la U de A.  Foto tomada de la cuenta de Twitter de la U de A: @UdeA

Estos estudiantes presentaron el último examen de admisión a la U de A. Foto tomada de la cuenta de Twitter de la U de A: @UdeA

El martes 3 y el miércoles 4 de octubre se cumplió uno de los propósitos del nuevo rector de la U de A: modificar el examen de admisión. Un total de 49.416 mil estudiantes presentaron, además de las pruebas de razonamiento abstracto y de competencia lectora, una de conocimientos en matemáticas, en biología o humanidades, según el programa seleccionado.

El examen sucedió en medio de un ambiente tenso, debido a que la Universidad suspendió actividades académicas y de educación continua el miércoles 28 de octubre a las 6:00 a.m. Reanudará este jueves 5 de octubre a primera hora.

Las directivas de la U de A justificaron así la decisión: “La Institución  recibió información según la cual habría grupos interesados en desestabilizar la Universidad en los días previos y durante la realización del examen de admisión. La decisión de la Rectoría, que contó con el respaldo del Consejo Superior Universitario, se tomó para preservar la seguridad y garantizar la tranquilidad en el proceso”.

La modificación del examen fue uno de los caballos de batalla de Mauricio Alviar Ramírez para llegar al mando de la Alma Mater de los antioqueños. Durante la campaña para la rectoría insistió en la necesidad de fortalecer la calidad académica. En un video montado a su canal de Youtube el 12 de febrero de 2015, dice: (…) hemos visto con preocupación que en los últimos años hay síntomas de deterioro de la calidad particularmente en los pregrado. La U de A ya no ocupa los 10 primero lugares en las Pruebas Saber Pro a nivel nacional y ese tema de la calidad está directamente asociado a otras dos variables de la educación superior como son la cobertura y la deserción. La calidad de nuestros jóvenes que ingresan a la universidad está determinando en buena medida la deserción y por esta vía estamos contribuyendo a disminuir la cobertura. La U de A no puede permitir que de 100 estudiantes que admite esté graduando 50 de ellos”.

Alviar  fue elegido como rector el 24 de febrero de 2015 con cinco votos a favor y tres en contra y se posesionó el 6 de abril. Aunque en un principio procuró ser prudente en anunciar públicamente que cinco meses después de tomar el mando de la U de A modificaría el examen de admisión, el 21 de agosto de 2015 se creó el Acuerdo Académico 480, “por el cual se modifica y adiciona el Acuerdo Académico 236 del 30 de octubre de 2002” (Régimen de Admisión para estudiantes nuevos a los programas de pregrado)”.

El nuevo Acuerdo se creó –así lo sugiere el documento- para establecer unas condiciones que permitan fomentar “la calidad de éxito escolar, aumentando la permanencia y contribuyendo a perfilar mejor la vocación profesional de los aspirantes”.

En ese sentido, el documento agrega: “el proceso de selección estudiantes nuevos de pregrado debe buscar dos fines principales: 1) predecir la calidad académica del admitido, de tal manera que se incremente la probabilidad de permanencia para el logro de sus objetivos formativos; y 2) asignar, por orden descendente, los cupos disponibles en los programas académicos de la Universidad, en concordancia con los resultados de la prueba de admisión”.

Estas nuevas decisiones agitaron el ambiente académico y administrativo de la Alma Máter y desencadenaron una tormenta de críticas sobre Alviar Ramírez. Así por ejemplo, Jaime Rafael Nieto López, presidente de la Asociación de Profesores de la U de A, le dijo a De la Urbe en septiembre de 2015:

“El examen de admisión, tal como está planteado y pretende ser justificado por las directivas, no corresponde al espíritu universitario, dado que lo que es propio de los universitarios es que cualquier dinámica pase por una participación activa a través de la reflexión crítica, la argumentación, la construcción de consensos. Y justamente esto ha sido lo que ha estado marcadamente ausente. Hay un alto componente de improvisación porque, si bien el rector siendo candidato anunció desde un comienzo que estaba interesado en modificar el régimen de admisión, nunca conocimos los contenidos y los alcances de esa reforma. El examen pretende contribuir a resolver el problema de la calidad y la deserción, pero realmente no hay estudios que prueben que efectivamente hay una relación causal entre el examen de admisión, retención y no deserción”.

El inconformismo se materializó especialmente el 8 de octubre. Ese día, la Asamblea General de Estudiantes  anunció: (…) “decidimos cesar las actividades académicas, con el fin de generar presión  a la administración para que ceda ante la exigencia de derogar el acuerdo 480 y permitir escenarios de participación estudiantil y profesoral para la discusión y decisión de los cambios que se están efectuando, no sólo en lo referente a la política de admisión, sino también al cierre de algunas sedes regionales,  las reformas de reglamentos y estatutos estamentales”.

No todos los estudiantes, sin embargo, están en paro. Según le dijo el vicerrector Carlos Vásquez al diario ADN, “hay 10 unidades académicas en actividades normales”.

La deserción es uno de los aspectos negativos de la U de A que pretende frenar Alviar con su propuesta. En ese sentido, ¿cuál es el panorama de la deserción en la U de A en los últimos 15 años? Acá presentamos las cifras que presenta Vicerrectoría de Docencia.

-La deserción en un periodo es el número de desertores en el periodo dividido en el número de no graduados dos periodos atrás.
-Desertor es el estudiante que no se matricula durante dos períodos consecutivos o más.
Fuente: Vicerrectoría de Docencia con información tomada del Sistema de Prevención y Análisis de la Deserción en las Instituciones de Educación Superior (SPADIES) actualizada a septiembre de 2015.
Descargue el archivo original con los datos sobre deserción en la U de A.