La comida: un elemento físico y espiritual para los uitoto

En La Chorrera, Amazonas, uno de los lugares de asentamiento de los indígenas uitoto, las mujeres indígenas llevan la comida a la mesa y con ella los significados de su tradición cultural.

Pirarucú asado y farofa. Foto: Luis Cifuentes

Laura Ospina Montoya, Andrea Uribe Yepes y Luis Alberto Cifuentes

En la maloca, que Lino Tagliani describiría como un lugar con “claraboyas o boquetas en forma triangular, que representa la boca, por donde entra y sale la palabra de sabiduría, por donde baja y sube el pensamiento o energía vital del padre creador”, hay diez personas esperando. Cerca, una pequeña de siete años, de ojos rasgados y tez color moca, prepara una comida que más que eso es una prueba. Ella se llama Rubiela e iyuko la comida.

En el río, Eufracia Herrera, introduce una nasa en el agua y espera. Este elemento de pesca pasiva, que parece un trompo, es tejida en bejuco yaré, por los hombres uitotos y, ahora, por algunas mujeres. Representa el tejido del pensamiento, la mente, el corazón y el cuerpo físico. Peces pequeños y grandes entran al atrapador de pescados pero solo los grandes harán parte del iyuko, los pequeños son devueltos al agua, de lo contrario, “el río se quedaría sin ningún pescaito”, dice Eufrasia.

Rubiela pone un pescado en abundante agua, dos tazas de hojas de carurú y de yuca picada. Su madre la guía en el proceso. Todo en una olla y al fuego. Luego, pulpas de frutas de yapurá, umarí, pupaña y siringa, se mezclan en la preparación caliente junto con hormigas. Se espera, en silencio, a que todo esté blando. Se añade sal y también, en abundancia, un ají picante picante conocido como ojos de sapo. El olor del ají se esparce por el lugar y a las diez personas que esperan se les abre el apetito. Cuando lo consuman, además, podrán a controlar sus emociones según creencias uitoto.

 Se sirve el iyuko a cada integrante de la comunidad que lo consume con cuidado, sin premura. Para los uitoto la comida no es algo sólo del alimento físico sino que  está conectado con lo espiritual y con la salud del cuerpo. Todos los mates quedan vacíos y por fin Rubiela puede respirar tranquila. Pasa la prueba. Es hija del cacique y ha demostrado que sabe cocinar. Esa actividad, que para su comunidad es materia y es espíritu, ya hace parte de sus dominios.

Así como el iyuko, el pescado asado en hoja de platanillo, el casabe, la fariña, el mojojoy, las preparaciones del copoazú, son algunos de los platos tradicionales de la cultura uitoto. Estos, así como todo en su cultura, tienen una simbología. La antropóloga Ángela Sofía Rincón, cuenta que “hay una cantidad de simbología que son mitos del origen del mundo y esos mitos practicados curan enfermedades, curan el mundo y mantienen en equilibrio esa relación hombre-naturaleza”.

La yuca, por ejemplo, que es la base de la alimentación de los uitoto, tiene tres variedades y así, tres significados. La yuca blanca que es la tradicional, la yuca brava que solo puede consumirse tras un proceso de maduración y con la que se prepara el principal alimento, el que acompaña a todos lo demás. Se pone a tostar la materia prima hasta que quedan unos pequeños granos y se come así, sin aderezos. También está la yuca dulce, que representa a la mujer, cimiento del hogar y quien siempre tiene una palabra dulce; la que calma al hombre en los momentos de agresividad.

Así como la yuca dulce para las mujeres, la coca y el ambil son usados exclusivamente por los hombres. A estas plantas les corresponde ayudar a transmitir la sabiduría y organizar las actividades “a ellos mambear les ayuda a transmitir conocimientos, son los que se sientan en la maloca, en círculo, en el círculo de la palabras”, dice Rubiela.

Cada receta y cada alimento tiene un significado que trasciende al plano de lo superficial y está ligado a un símbolo que siempre va encaminado, como diría Rubiela, a la búsqueda de la salud; pero también a un equilibrio cuerpo y espíritu que será siempre el cometido de los uitoto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *