Medellín en escena teatral: ¡Creer, crear y hacer!

Exaltar el espíritu y jugar con la imaginación: más de 180 presentaciones durante 9 días deleitaron el goce estético de los habitantes y visitantes en Medellín.

Medellín en Escena.

Comparsa. Foto: cortesía Medellín en Escena.

Rocío Rojas / albarocíorojasleon@yahoo.es

Con la afluencia del público diverso de la ciudad, a la oferta teatral de la Fiesta de las Artes escénicas –del 21 al 29 de agosto de 2015-, se observó un acercamiento experiencial paulatino hacia una Medellín más culta. Pero falta bastante para encaminar ese binomio alejado de educación/arte y cultura para que esté en consonancia con los objetivos de Medellín en Escena y las políticas del Plan de Desarrollo Cultural de Medellín 2011-2020. Un balance artístico y económico, de talento humano, de logística y de propuestas nos relata Jaiver Jurado, director de la undécima Fiesta de las Artes Escénicas, del Teatro Oficina Central de  los Sueños y presidente de Medellín en Escena.

Una de las caras de Medellín que se muestra al mundo es la de una ciudad innovadora y turística. ¿Cómo se perfilaron estos aspectos en la oferta artística teatral de la Undécima Fiesta de las Artes Escénicas?

En realidad, nuestros parámetros son otros como Asociación de Salas de Artes Escénicas. En el duro camino de construir cultura teatral en la ciudad, la Fiesta de las Artes Escénicas es un gran objetivo. Queremos motivar y provocar al público a que vea nuevas ideas, propuestas que vienen de otros países, del mismo país o, por si no lo ha podido apreciar, vea la oferta local vigente. La cultura teatral en una sociedad se construye lentamente; llevamos 60 años en esa tarea y apenas se asoman los resultados.

Sobre si estamos a tono o no con las políticas gubernamentales, es importante que la ciudad defina su perfil, si es la ruta de los servicios y el turismo, esta tendrá que conectarse con el arte y la cultura de la ciudad. Y aún son pocos los eventos en donde se logra articular integralmente estos asuntos. En lo estructural, hay un divorcio entre Educación y Arte-Cultura, es lo que no permite desarrollar con amplitud este panorama. La educación del niño y del joven va por caminos distintos del arte y la cultura.

¿Existe una activación cultural y artística entre el público para que haya una afluencia a la oferta instalada en el ámbito teatral? ¿Cómo se manifiesta esta movilización?

Por supuesto. Las entidades hacen esfuerzos enormes para que la gente venga a los eventos: el afiche mensual, el volante, el comunicado de prensa, el free press se combinan con el trabajo en las redes sociales y la publicidad. Es necesario destacar el impacto que, en el ámbito del arte y la cultura, han tenido estos nuevos medios de información o comunicación, por su rapidez y efectividad, que logran ampliar esa activación. Y el público ha respondido, no tanto de manera masiva, pero sí consciente de sus gustos e inquietudes, frente a la cartelera de programación, se ha vuelto más selectivo.  Y, naturalmente, se ha ampliado. Para el caso de los eventos con entrada libre, es indudable que hay masividad; pero hemos sabido combinar con eventos especiales por taquilla y ha funcionado. Es necesario destacar el papel de los medios de comunicación tradicionales: prensa, radio y televisión que, para esta ocasión, fueron claves en el tema informativo.

¿Cuáles fueron los aciertos de la amplia propuesta teatral presentada en la Undécima Fiesta de las Artes Escénicas? ¿Y cuáles los desaciertos o dificultades?

Este año realizamos, en conjunto, más de 180 eventos en los 9 días de Fiesta, con más de 70 grupos invitados. Y fueron los eventos especiales, las nuevas ideas que se propusieron: la Verbena, los lanzamientos de libros, los homenajes a obras de teatro emblemáticas, las moliendas y los conversatorios las que se llevaron un ávido público.

En cuanto a las dificultades de la Fiesta, se destaca el tema presupuestal; el apoyo gubernamental es bajo, si comprendemos el esfuerzo de más de 30 salas y la movilización de públicos. Otra  de las dificultades es con la programación por fuera del Centro de la ciudad y los municipios del Área Metropolitana: a algunas salas les queda difícil sostener el tren de eventos que exige la Fiesta y los traslados del público son complejos. De igual manera, al tener la mayor parte de la oferta a la misma hora, pone a los espectadores en aprietos por el gran volumen de presentaciones. Estas son cosas que estamos tratando de resolver entre todos. Nuevas maneras de gestión en lo económico, crear rutas teatrales para barrios y municipios cercanos y crear horarios variados.

El público de Medellín se ha ido acostumbrado a la entrada libre a los espectáculos. ¿Cómo incidió este aspecto en la asistencia a las salas? ¿Cuáles datos hay sobre el aforo de las 30 salas y espacios de Medellín en Escena?

El tema de entrada libre o gratuita en la ciudad fue una estrategia inicial de activar públicos y de dar acceso a los estratos 1,2 y 3 de las anteriores alcaldías. Pero los gobernantes vieron allí la posibilidad de aumentar indicadores de gestión y de participación importantes de ciudadanos y se volvió casi una norma para los grupos, entidades y salas abiertas el dar funciones gratis por doquier. Mensualmente circulan más de 6.000 boletas gratis para todo tipo de espectáculos y eventos por cuenta de estas políticas. Dicho sea de paso, esas políticas no han sido sometidas a una discución seria con los grupos, entidades y artistas.

Creo que el público esta desorientado y, aunque es natural que quiera todo gratis, desconoce el verdadero valor y esfuerzo de los artistas. Esta tendencia debe ser transformada con pedagogía e información. En cuanto al aforo de las salas, los reportes de este año muestran un decrecimiento de público en la mayoría de las salas (teatros pequeños y mediano formato); aunque aumentó, como lo dijimos, en los eventos especiales. Aún no hay cifras precisas ya que se están haciendo los distintos conteos de la programación general.

¿La Alcaldía de Medellín aportó dinero a Medellín en Escena para la fiesta teatral? ¿Qué datos se tienen como balance en la aplicación de estos dineros?

La Alcaldía de Medellín es el patrocinador principal de esta Onceava Fiesta de las Artes Escénicas aportando 120 millones de pesos; el Ministerio, 18 millones; y Confiar Cooperativa Financiera, 10 millones. Otras entidades como Fundación EPM, Comfenalco, Comfama, Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia, Universidad de Antioquia apoyan comprando servicios, funciones o talleres de los grupos invitados a la Fiesta.

Este dinero en general, se invierte en el pago de aportes a 5 grupos internacionales, 10 grupos nacionales, 45 grupos locales y artistas independientes. Hotelería para 100 artistas aproximadamente, alimentación de más de 150 personas. Transporte aéreo de 70 artistas, carga de varias compañías de otras ciudades y pago de equipo administrativo, comunicaciones, técnico y logístico de todo el evento.

La Fiesta de las Artes Escénicas, en realidad, tiene un valor aproximado de $500 millones que tiene que ver con el acumulado humano, artístico, técnico y locativo que pone a disposición la Asociación Medellín en Escena para que un evento de esta magnitud se pueda realizar con los recursos que aportan las entidades mencionadas. Es un certamen que hacemos desde el corazón mismo del teatro porque lo diseñamos, lo planeamos y lo ejecutamos los propios artistas. Con un gran reconocimiento, a nivel nacional e internacional, la Fiesta de las Artes Escénicas es el evento anual más esperado por nuestro movimento teatral local.

Medellín en Escena

Fotos: cortesía Medellín en Escena