Una radiografía a las ciclovías de la ciudad

La primer ciclovía de la ciudad fue manejada por la Policía, en 1986, y ocupaba parte de la avenida Oriental. Hoy Medellín tiene 10 ciclovías que suman 41,26 kilómetros.

En las ciclovías de Medellín trabajan 180 funcionarios del Inder y se estima que semanalmente pueden acudir hasta unas 80.000 personas. Foto: Cortesía Inder.

En las ciclovías de Medellín trabajan 180 funcionarios del Inder y se estima que semanalmente pueden acudir hasta unas 80.000 personas. Foto: Cortesía Inder.

Por Danilo Arias y María de los Ángeles Salazar*
(daniloarias-1996@hotmail.com, mariasalazar97@outlook.es)

Medellín cuenta con 10 ciclovías que suman 41,26 kilómetros. Son espacios ganados a los autos y facilitados con el fin de promover los hábitos de vida saludable y el uso de la bicicleta. Además, brindan un lugar para el libre esparcimiento y recreación de la comunidad.

La primer ciclovía de la ciudad fue manejada por la Policía, en 1986, y ocupaba parte de la avenida Oriental. Antes de que la Policía la administrara, los habitantes, principalmente de la zona oriental de la ciudad, se desplazaban a esa vía los domingos para pasear en sus bicicletas sometidos a los peligros del tráfico de buses y caroos. Después, pasó a la avenida del Río y el Instituto de Deportes y Recreación de Medellín  (Inder), bajo el acuerdo 656 de 2000, tomó el liderazgo de estos espacios.

“A partir de una necesidad no creada, es decir, que surge naturalmente, la comunidad comienza a hacer peticiones de espacios en los cuales pudiera recrearse, tener acceso a un lugar en el cual realizar práctica deportiva y así comenzaron”, afirma Wilmar López, coordinador del proyecto de Ciclovías Inder Medellín.

Por esta razón, el Inder, la Secretaría de Movilidad y la Policía Nacional decidieron ampliar el número de ciclovías disponibles, hasta llegar, en 2008, con la inclusión de la avenida del Poblado en este sistema. Desde ahí la red de ciclovías está compuesta por cinco son institucionales y cicno barriales.

“Con este programa se busca promover los hábitos y estilos de vida saludable; que las personas entiendan la bicicleta como medio de transporte urbano. Es entender que sí es posible que estamos ganando en salud y en protección del medio ambiente”, argumenta López.

Estas ciclovías se clasifican en institucionales y barriales. Además, en diurnas y nocturnas. Las institucionales son: Estadio, avenida del Río, avenida Oriental, avenida El Poblado y Manrique. Las barriales, que son todas diurnas, se encuentran en los siguientes sectores: El Salvador, Santa Cruz, Popular 1, Florencia y Santa Mónica.

En estos espacios, trabajan 180 funcionarios del Inder, 53 guardianes, quienes van en bicicleta y cumplen una función de control y seguridad, y 127 ubicados en puntos fijos con la tarea de brindar información a la comunidad y apoyo en los cruces semaforizados.

“No queremos que nuestro fin sea la vigilancia, sino el contacto con la comunidad y la pedagogía. Es una labor de educación vial, de convivencia”, comenta López, quien hace énfasis en el autocuidado y en el respeto a las normas como elementos fundamentales para el correcto desarrollo de los eventos.

El Inder maneja un sistema de conteo, apoyado en una base estadística, que permite llevar un control sobre el número de asistentes.  “Estamos hablando, en el mes, de alrededor de 65.000 y 85.000 usuarios, variables por dinámicas sociales y de calendario”, asegura López.

Alternativa de transporte
“La ciclovía es un espacio muy bueno para nosotros los ciclistas, porque nos permite practicar este deporte de una forma más segura, además de servirnos como ruta de salida de la ciudad cuando vamos a hacer trabajos en carretera”, sostiene Juan Bautista Soto Bermúdez, integrante del Club de Ciclismo Nueva Generación.

Con respecto a los índices de accidentalidad, López manifiesta que se está implementando una fuerte campaña de prevención, pues las cifras vienen en aumento, debido a que cada vez hay mayor cantidad de usuarios.

“Lo que más causa accidentes en la ciclovía es el hecho de que las personas no saben manejar bien la bicicleta. Se atraviesan, frenan de repente o ‘culebrean’. Además, hay muchos vendedores ambulantes que ocupan parte de la vía, congestionándola y causando incidentes”, asegura Julián Pérez, usuario frecuente de las ciclovías.

Cada vez son más frecuentes los accidentes de tránsito que involucran a ciclistas. El pasado 25 de enero, un motociclista, que invadió el carril exclusivo de la ciclovía de la avenida Oriental, atropelló a dos personas que se movilizaban en bicicleta, causando la muerte de una de ellas.

Según López, es necesario ampliar las rutas existentes y generar otras nuevas, pues las mismas iniciativas ciudadanas (cicladas y ciclopaseos) están llevando a que la bicicleta sea vista de otra manera, inclusive por razones de moda.

Por otra parte, se están implementando puntos de enseñanza, denominados ciclovía escuela. Estos son dirigidos principalmente a los niños, con el fin de promover la cultura de la bicicleta, pues “todo se aprende en la infancia”, resalta López.

Se busca, además, lograr una conectividad entre el programa Encicla y el sistema de ciclovías de la ciudad, dando atención a la iniciativa popular que proyecta la bicicleta como medio de transporte urbano, promoviendo su uso entre las personas que prefieren un carro.

Por su parte, los usuarios de estos espacios también plantean cuestiones a mejorar, en pro de la misma comunidad. “Hay que enseñarle a la gente a que respete. Por ejemplo, a los vendedores ambulantes que se hacen en la mitad de la calle”, afirma Soto.

Javier Felipe Machacón, usuario de las ciclovías, sostiene que es necesario exigir a las personas el uso de casco como protección contra lesiones graves, pues son comunes los accidentes. Además, debería realizarse una separación en los carriles: en una zona los peatones y niños, y en otra los ciclistas.

Según usuarios, estos espacios han facilitado no sólo la recreación de la comunidad, sino también su integración a través de la práctica de un deporte. Por estas y otras razones, se busca la extensión del plan de desarrollo por parte de la Alcaldía, con el fin de ampliar la cantidad de ciclovías de la ciudad y responder así adecuadamente a las necesidades de la sociedad.

*Alumnos de Reportería y Redacción I

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *