La accidentalidad en bicicleta, un tema para revisar

En 2014 hubo 805 accidentes de tránsito en los que se  vieron involucrados ciclistas. Por la imprudencia, la falta de respeto y la temeridad murieron 12 personas que se movilizaban en bicicleta.

Para muchos ciclistas, en la ciudad se privilegia a los conductores de autos, quienes irrespetan a los demás ciudadanos y generan accidentes. Foto: Alexandra Sánchez y Briam Hernández.

Para muchos ciclistas, en la ciudad se privilegia a los conductores de autos, quienes irrespetan a los demás ciudadanos y generan accidentes. Foto: Alexandra Sánchez y Briam Hernández.

Por Alexandra Sánchez y Briam Hernández*
(alexasanchez032@gmail.com, briam23@gmail.com)

Según el informe de accidentes de tránsito de la Secretaría de Movilidad de Medellín, 805 de los 45.409 accidentes que se presentaron en el 2014 corresponden a ciclistas. Y de las 2.042 personas que resultaron heridas, 80 se movilizaban en bicicleta. Las cifras de mortalidad dicen que en 2012 murieron 11 ciclistas. En 2013 los muertos fueron 13; y en 2014, fallecieron 12.

Es notorio que el uso de las bicicletas en la ciudad se ha ido fomentando con proyectos como el sistema de bicicletas públicas Encicla, que cuenta con 29 estaciones y es un medio de transporte gratuito para trayectos cortos. Las ciclovías barriales como el colectivo Siclas que se reúnen cada miércoles en el barrio Carlos E. Restrepo y recorren un sector diferente en cada ocasión, entre otras actividades que se generan en la ciudad para promover el uso de la bicicleta como deporte y medio de transporte.

A pesar de la señalización, marcas longitudinales y normas de comportamiento en las ciclorrutas no se está exento de un accidente al conducir en bicicleta, ya sea por imprudencia del biciusuario o por la de los conductores. Como recuerda Juan Felipe Morales Cardona, estudiante de la Universidad Nacional y Universidad de Antioquia, quien usa su bicicleta diariamente para movilizarse.

“Yo tenía algo de afán, iba para la Universidad e iba en ese semáforo doble que hay para cruzar del barrio El Bosque al Parque Explora (…), fue entonces allí, unos metros después de girar y pasar el semáforo, que una moto con mucho más afán que el mío me sobrepasó por el lado izquierdo, me golpeó el manubrio de la bicicleta y me causó una caída bastante agresiva. Él lo único que hizo fue acelerar mucho más rápido para asegurarse de que yo no pudiera ver la placa de su moto y luego quizá intentar buscarlo o instaurar algún tipo de demanda”, expresa Juan Felipe.

Sumado a los retrasos de tiempo que le causó el accidente, también tuvo complicaciones de salud, pues comenta que hoy, tres años después, todavía siente un dolor agudo en su rodilla, cuando ejerce mucha fuerza sobre ella, o haciendo actividad física. También le molesta que su simetría corporal haya sido afectada pues, según él, su rótula quedó algo deforme.

Aunque cada vez más ciudadanos se atreven a usar la bicicleta como medio de transporte, otros tantos aún le temen a salir a las vías, pues no es un secreto que los ciclistas son irrespetados y son  vulnerables en las vías, incluso en las ciclorrutas los peatones no respetan este espacio.

“Me toca pasar por la ciclorruta porque el andén para los peatones está ocupado por vendedores ambulantes, por talleres de motos y otros negocios, me toca pasar por aquí y arriesgarme a que una bicicleta o una moto, porque por aquí también se meten motos, me atropellen”, asegura Luz María Cardona, transeúnte.

A pesar de las campañas para lograr hacer visibles a los ciclistas y que los automóviles les respeten en las vías, el intento por prevenir accidentes y concientizar a la población en general, no han dado un buen resultado pues estas no han sido muy bien difundidas y a consecuencia de esta desinformación es que se producen los accidentes.

Los ciclistas también hacen parte de este problema de educación vial, pues hay muchos que no conocen o no aplican normas tan básicas como lo es llevar casco y chaleco reflectivo cuando la visibilidad sea escasa, manejar siempre por el lado derecho, la prohibición de llevar acompañante o transportar objetos que disminuyan la velocidad o incomoden al conductor, entre otras reglas dispuestas para la seguridad de los mismos.

Alexandra Rojas, estudiante universitaria de la Corporación Uniminuto, quien dejó de usar su bicicleta hace un año, cuenta la razón de este cambio. “Usaba mi bicicleta a diario para ir a Bello a estudiar. La usaba desde que estaba en el colegio, pero uno se ve expuesto a muchos accidentes por la imprudencia de los conductores de todo tipo de vehículos. ¡Si a los motociclistas no los respetan, a un ciclista sí que menos. Hace casi un año tuve un accidente con un taxista. Gracias a la vida no fue muy grave, duré dos meses con incapacidad por una fractura en mi brazo, desde ahí sí que le cogí miedo a andar las calles en bici, aunque yo usaba mi equipo de protección hace falta mucho más que eso para evitar accidentes. Falta conciencia de parte de todos”.

Ante la falta de orden en el uso y cuidado de las ciclorrutas, en el foro “Ciudades para todos”, realizado el 28 de febrero pasado en Plaza Mayor, se hizo un juego de roles para presentar un decreto ‘simbólico’ sobre el uso de la bicicleta como medio de transporte en América Latina dirigido por el Grupo de Sostenibilidad Urbana y Regional (SUR), este con el interés de evaluar si es necesario la implementación de licencias de conducción y placas de circulación para los conductores de bicicletas, como ayuda en la reducción de accidentes.

“Pienso que para el ciclista debe ser obligatorio el uso de indumentaria de seguridad y placa para hacer visible su estancia en las vías. Además, debería ser sancionado en caso de no cumplir con esas normas, porque aunque soy consciente de que no respetamos al ciclista, también aclaro que ellos son muy imprudentes y atravesados y pues siempre el que resulta pagando es el que tiene motor”, explica Esperanza Medina, conductora de automóvil particular como respuesta a las acusaciones de culpa que, según ella, se lanzan sólo para los motorizados.

Por ahora todo se queda en campañas y prevención, pero para muchos ciclistas se debe pasar a la sanción para que no haya tantos accidentes ni ciclistas muertos en las vías.

*Alumnos de Reportería y Redacción I