En Medellín cada año más jóvenes esperan el milagrito

Mientras el gobierno promete becas para la educación superior, en la ciudad hay jóvenes graduados de instituciones académicas que buscan otras posibilidades para seguir estudiando.

Esneider Monsalve es un joven de 18 años de edad, aunque su fisionomía pretenda convencerlo que tiene 14 y el acné en su cara no lo haya abandonado. Regularmente, se le ve entrar a eso de mediodía a su antigua institución educativa a hablar con la muchacha que atiende en la caseta que posa de cafetería del plantel.

Se graduó en 2013 de bachillerato en ese colegio, que en un año cambió de ser de cobertura a ser oficial, y además cambió dos veces de nombre: de Bello Oriente pasó a ser la Avanzada, y finalmente Reino de Bélgica. En realidad, es una escuelita de apariencia rural anclada en lo alto de la montaña, desde donde se puede ver a Medellín la más educada.

Esneider es un chico inteligente, aunque no logró el mejor Icfes (Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior). Tiene un pensamiento revolucionario, sin embargo, es muy callado. Le gusta el teatro y escribir poesía. Pero varios meses después de graduado no tiene un futuro promisorio. Tiene claro que no quiere ingresar al ejército como Edilberto, su mejor amigo y excompañero de clases, quién decidió prestar el servicio militar ya que no logró un cupo en una institución pública de educación superior. También que si no estudia debe conseguir un trabajo para ayudar con la economía de su hogar.

Medellín ha sido una de las ciudades más comprometidas en materia de educación en el ámbito nacional. Por nombrar solo alguna de las estrategias implementadas, de acuerdo a un decreto municipal de 1996, se dio origen al programa Mejores Bachilleres de Medellín. Según la Agencia de Educación Superior en Medellín, Sapiencia, el programa consiste en otorgarles un estímulo a aquellos estudiantes que obtuvieron resultados sobresalientes en las pruebas Saber 11º, el cual cubre el 100% de valor de matrícula del primer período académico en cualquier programa e institución de educación superior de Medellín y el Valle de Aburrá y puede ser renovable semestralmente con el cumplimiento de los requisitos expresados en el reglamento.

Según datos del Icfes, en Medellín hay 208 colegios que brindan educación básica secundaria. Para 2013, la cifra de graduados fue de 15.532, de los cuales menos de 100 recibieron el estímulo de Mejores Bachilleres Medellín. Es posible que la cifra de graduados de bachillerato en 2014 se mantenga e incluso aumente. No obstante, en relación a la prueba Saber 11º de 2014, el programa entregó 81 becas el 18 de septiembre de este año.

Panorama de las instituciones académicas con mayor cantidad de egresados en Medellín

El 1 de octubre de 2014, el presidente Juan Manuel Santos anunció que se entregarán 10.000 becas a los estudiantes, de estratos 1, 2 y 3, con un puntaje superior a 310 en las Pruebas Saber del pasado 3 de agosto. La beca permitirá acceder a programas de educación superior en instituciones acreditadas de Alta Calidad. Además, incluye subsidio de sostenimiento de un poco más de 200 mil pesos mensuales. Otra característica de la beca es que solo es condonable para el estudiante que termine su carrera profesional.

Aun cuando las 10.000 becas se hicieran efectivas, estas no cubrirían la población total de bachilleres graduados del país dado que a las pruebas se presentaron 144 mil estudiantes. Entonces, para aquellos que como Esneider, no fueron mejor bachiller y que además para un crédito con el Icetex (Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios en el Exterior) no cuentan ni siquiera con el coodeudor, les toca esperar el milagro de un cupo en una institución pública de educación superior. Y como ya se sabe, aunque a algunos se les hace realidad, aun después de dos tres años, otros se quedan esperando por toda la eternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *