La inseguridad en Medellín, desde la época del narcotráfico

Los problemas de inseguridad en Medellín son todo menos una novedad para todos. ¿De dónde surgió dicha inseguridad? ¿Desde cuándo se volvió Medellín un territorio violento?

Algunos medios de comunicación, estudios de  varias universidades y la propia alcaldía en ocasiones, hablan de Medellín como una cuidad insegura, pero ¿de dónde surgió dicha inseguridad? ¿Desde cuándo se volvió Medellín un territorio violento? ¿Pablo Escobar y su cartel de narcotráfico fue el inicio de una época de violencia e inseguridad en Medellín?

Medellín en los años 80 tuvo uno de los índices de violencia e inseguridad más altos del mundo, y el narcotráfico le mostró a la cuidad que por plata se podía matar muy fácilmente. El auge de jóvenes que asesinaban por dinero hizo que la cuidad  fuese más insegura y peligrosa.

Ramón Pineda, profesor de la Universidad de Antioquia, dice que el Valle de Aburra en general se volvió más inseguro con la llegada del narcotráfico, pero que este hecho no fue el detonante para que la cuidad fuese catalogada como insegura.

Según Pineda, con la aparición de los carteles de la droga ocurrió además el hecho coincidencial del deterioro de la zona centro de Medellín: el traslado de la Gobernación, la Alcaldía y todo el centro administrativo hacia La Alpujarra, la nueva llegada de los buses a la Terminal del Norte y la aparición de El Poblado con sus hoteles. Todo esto dejo el centro desprotegido porque la gente empezó a buscar otros lugares donde quedarse.

El profesor de historia, Carlos Mario Osorio, afirma que si bien podríamos hablar de que la cuidad no fuese tan insegura para la década de los setenta, la llegada de Pablo Escobar no fue el detonante de la violencia pues también es cierto que muchos otros factores rondaron esas últimas décadas de siglo XX.

El profesor Osorio concluye que el narcotráfico no solo afectó a Colombia, si no a otros países de América Latina,  pero aquí insidió más por el mito de que el paisa es  “una raza echada pa’ lante”, por lo tanto tiende a buscar el dinero fácil, ósea que independientemente del narcotráfico, pudo haber sido otro el motivo.

Para Carlos Mario lo que ocurre en Medellín lo define como “violencia común” en la cual caben, el engaño, la mentira, el robo, entre otros, lo cual se vive a diario.

Ramón Pineda habla de que entre los años 1995 y 2010 la inseguridad no se notaba tanto, hablando precisamente de la zona centro de la cuidad, y esta volvió a tener vida, pero en los últimos tiempos, la inseguridad aumentó.

“La Alcaldía, por orden del señor Presidente, le dio por combatir las ollas de microtrafico ubicadas en Niquitao y Barbacoas, desde ese momento fue notorio el aumento de inseguridad. Todos los ladrones, viciosos, indigentes y los que vivían en ese sector, se regaron por todo el centro y a eso súmele las bandas de los barrios que bajan a delinquir en esta zona”.