Un parque lineal busca cambiar la cara al corredor del río

En Medellín hay unos 5.000 habitantes de calle, de ellos, el 75 por ciento son hombres y el 25 restante, mujeres. Una gran proporción de esta población se ubica en la zona que rodea al río Medellín, específicamente entre San Juan (calle 44) y el Puente del Mico (calle 56B). Ellos se han transformado en una problemática visible para la ciudad.

El río Medellín, a lo largo de la historia, se ha constituido como un referente de desarrollo industrial del Valle de Aburrá. De ahí que durante el siglo XX muchas empresas se establecieron cerca a las orillas de este e iniciaron su labor mercantil en dicho punto. Sin embargo, desde hace unas décadas, el río, se ha convertido en un referente de inseguridad debido a la delincuencia, la prostitución, el microtráfico de drogas y la indigencia.

En 1945 se propuso la canalización del río para evitar los desbordamientos y permitir que se realizaran obras de desarrollo urbanístico en la parte plana del valle sin peligros de inundación. Con este proyecto se pretendía también una higienización del Valle del Aburrá, la construcción de vías rápidas centrales que respondieran a la expansión de la ciudad para mejorar la movilidad y el aprovechamiento turístico del área metropolitana.

Pese a estos propósitos, el sendero y el río hoy son espacios con altos índices de contaminación, suciedad, abandono por parte de la ciudadanía. Es un sector que no invita a ser recorrido como plan turístico en la ciudad debido a las problemáticas ambientales y sociales. Solo en épocas navideñas, cuando se realiza el alumbrado público entre la calle 30 y la calle 44 (San Juan), sobre la avenida Regional, este espacio lineal se convierte en un sitio para visitar.

Pero, el problema real se sitúa en el tramo que va desde San Juan hasta el Puente del Mico sobre la misma avenida. Este lugar se ha convertido en el hogar de una gran cantidad de habitantes de calle que viven y confluyen allí, en un expendio de drogas, en un punto de prostitución, en guarida de ladrones y delincuentes que aprovechan la soledad del sector para delinquir.

Medellín, a través de la Alcaldía y la Secretaría de Inclusión Social ha trabajado fuertemente los últimos años, primero, para recuperar la zona alrededor del río y segundo para ayudar a todas las personas que circundan este espacio: los habitantes de calle. Invierte anualmente alrededor de 28 mil millones de pesos en la atención y resocialización de estos habitantes con programas de atención integral en alimentación, salud, aseo personal, talleres de formación personal, resocialización, egreso productivo y trabajo con la comunidad que se brinda en los seis centros repartidos en la ciudad del programa Centro Día.

El Plan de Desarrollo 2012-2015 de Medellín, incluye el corredor del río, en una estrategia de recuperación social y ambiental que llevará por nombre Parque Lineal del Río. “La idea es hacer un uso apropiado del sector, sin que este proceso sea traumático, que los ciudadanos se apropien y se tomen el espacio desde las actividades artísticas, culturales, lúdicas y recreativas que allí se gestionen. Y que esta toma sea paulatina para no generar un desplazamiento de la población de calle que habita allí”, apunta Lucas Arias, director de Centro Día y funcionario de la Secretaría de Inclusión Social.

En esta primera etapa intervienen la secretaría de Inclusión Social con la resocialización y sensibilización de los habitantes de calle, para que asistan a los albergues y tengan procesos de recuperación de la drogadicción y la reintegración a la vida social. “Todos los días desde las 5:00 a.m. hacemos un recorrido de inspección del sector para asegurarnos de que no hayan menores allí en condiciones de prostitución, drogadicción e indigencia”, dice Arias.

También interviene la secretaría de Cultura y el Inder con la toma del espacio desde el proyecto de Ciclovías. La Secretaría de Cultura tiene identificado un tramo de corredor de 5 kilómetros de sendero que puede ser utilizado como peatonal o cicloruta, con pocos espacios en mal estado. Dicho tramo tiene sillas y dotación que podría servir como lugar de encuentro. Además desde hace algún tiempo se está realizando la ciclovía los días martes y jueves por este sendero, lo cual es un adelanto con respecto a la intervención ciudadana.

El Inder promoverá actividades lúdicas, deportivas y recreativas a lo largo del corredor, reactivando las conchas que se encuentran entre la calle 30 y San Juan, para que estas sean espacios de entrenamiento, entretenimiento y diversión para la ciudadanía.

Otras instancias importantes involucradas en este proceso son: las secretarías de Cultura, Transporte, Movilidad y Obras Públicas. También Espacio Público, Empresas Públicas, Empresas Varias y Metrosalud. Dichas entidades serán las encargadas de intervenir en cada proceso de acuerdo a sus funciones y al tiempo en que se vaya desarrollando el proyecto Parque Lineal del Río, pues, para 2015 se espera una recuperación total de este tramo que hoy es referente de delincuencia y problemas para la comunidad.